LONDRES (AP) — El líder del principal partido de oposición británico tenía previsto visitar el jueves poblaciones afectadas por las inundaciones, en medio de crecientes críticas por la gestión de la emergencia ofrecida por el primer ministro, Boris Johnson.

El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, planeaba visitar zonas del sur de Gales que se inundaron cuando la tormenta Dennis arrojó el pasado fin de semana hasta 150 milímetros (6 pulgadas) de agua. La Oficina Meteorológica británica esperaba más lluvias en zonas ya anegadas de Gales y el centro de Inglaterra, en las siguientes 48 horas.

Inglaterra ya ha recibido el 141% de sus lluvias medias para febrero, según la Agencia Meteorológica, y ríos importantes como el Trent, el Severn y el Wye han batido récords de caudal.

La agencia emitió seis avisos por inundaciones graves y alertó de un grave peligro el jueves en los ríos Lugg, Severn y Wye. También se activaron más de 100 avisos de inundaciones menos graves.

Dennis, la segunda tormenta grande del invierno, golpeó Gran Bretaña el sábado y el domingo con vientos de hasta 145 kilómetros (90 millas) por hora y aguaceros que inundaron carreteras, vías y cientos de hogares y negocios. Tres personas murieron en Gran Bretaña, incluida una mujer de 55 años que se vio arrastrada por una crecida.

Johnson ha sido criticado por no visitar ninguna zona inundada ni convocar una reunión del comité de crisis del gobierno, conocido por sus siglas COBRA.

“Al negarse a visitar comunidades afectadas por las inundaciones, el invisible Boris Johnson nos muestra su auténtico rostro con su ausencia”, dijo Corbyn.

El ministro de Negocios Nadhim Zahawi defendió la gestión del gobierno y dijo que el mandatario está “liderando al equipo”.

“Con bastante acierto, en lugar de organizar una especie de circo y enviar a toda su comitiva, quiere ayudar a la gente consiguiéndoles el financiamiento”, dijo Zahawi.