Bloomberg bajo fuego cruzado en virulento debate demócrata

El exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg recibió el miércoles un aluvión de ataques en su primer debate televisado de la carrera demócrata, el más virulento de la campaña para elegir quién le disputará la Casa Blanca a Donald Trump en noviembre.

Antes de los "caucus" (asambleas ciudadanas) del sábado en Nevada, el tercer estado en celebrar su interna partidaria, el enfrentamiento de Las Vegas fue el más polémico de los nueve realizados hasta ahora, en momentos en que el izquierdista Bernie Sanders se presenta como claro favorito entre los ocho contendientes aún en carrera.

Bloomberg, que invirtió sumas astronómicas en publicidad que lo catapultaron al tercer lugar en la intención de voto de los demócratas en solo tres meses en liza, fue catalogado de "millonario arrogante", y cuestionado por "comentarios sexistas" y "políticas racistas".

Sanders, que ganó en New Hampshire y quedó segundo por poco en Iowa, también fue blanco de dardos, en particular por su plan de salud universal, pero también por el estilo de su liderazgo y sus propuestas económicas.

"No creo que haya ninguna posibilidad de que el senador venza al presidente Trump", dijo Bloomberg.

Pero Sanders no se quedó atrás.

"Mike Bloomberg posee más riqueza que 125 millones de estadounidenses abajo del todo", dijo el senador en uno de los muchos golpes y contragolpes de la noche. "Eso está mal. Eso es inmoral".

Con una fortuna estimada de 64.200 millones de dólares, el magnate de la información financiera es considerado la octava persona más rica del mundo según cifras actualizadas de Forbes.

- "Capitalimo" vs "comunismo" -

Otro intercambio fuerte entre ambos fue cuando Bloomberg cuestionó los planteos económicos de Sanders, quien se define como un "socialista democrático".

"No vamos a tirar el capitalismo", dijo el empresario. "Otros países lo intentaron. Se llamó comunismo y simplemente no funcionó", agregó, una mención que Sanders tildó de "golpe bajo"

Sanders encabeza la contienda con 32% de apoyo, por delante del exvicepresidente de Barack Obama, el moderado Joe Biden, con 16%, y de Bloomberg, con 14%, según una encuesta del Washington Post-ABC News publicada el miércoles.

En cuarto lugar está la senadora progresista Elizabeth Warren (12%), seguida de otros dos centristas: el exalcalde Pete Buttigieg (8%) y la senadora Amy Klobuchar (7%).

"No deberíamos tener que elegir entre un candidato que quiere quemar este partido y otro que quiere comprar este partido", dijo Buttigieg, quien ganó en Iowa y quedó segundo por poco en New Hampshire.

"Elijamos a alguien que en realidad sea demócrata", agregó, en un revés para el independiente Sanders y para Bloomberg, que era demócrata antes de postularse para alcalde como republicano y como independiente, para regresar finalmente al Partido Demócrata en 2018.

En una inusual estrategia, Bloomberg decidió saltearse las primeras cuatro fechas de la competencia: Iowa, New Hampshire, Nevada el sábado y Carolina del Sur el 29 de febrero, para concentrarse en el "Súper Martes" del 3 de marzo, cuando votan 14 estados y se decide un tercio de la mayoría de delegados (1.991) que deben elegir al candidato del partido en la convención demócrata en julio.

- "Un gran riesgo" -

Bloomberg, quien se perfila como un sólido postulante para enfrentar a Trump, otro septuagenario magnate blanco neoyorquino como él, también fue fustigado por Warren, quien al igual que Klobuchar lucha por mantenerse a flote.

"Entiendan esto: los demócratas corren un gran riesgo si solo sustituimos a un arrogante multimillonario por otro", advirtió, equiparando a Bloomberg con Trump al recordar que el exalcalde alguna vez se refirió a las mujeres como "gordas anchas" y "lesbianas con cara de caballo".

"Los demócratas no van a ganar si tenemos un nominado que tenga un pasado de ocultar sus declaraciones de impuestos, de acosar a las mujeres y de apoyar políticas racistas", dijo.

Durante su gestión en Nueva York, Bloomberg implementó una política de arrestos y registros arbitrarios ("stop-and-frisk"), que según sus críticos afectó mucho más a los negros y a los latinos y por la cual el candidato ha pedido disculpas.

"Se salió de control", subrayó el miércoles en Las Vegas, reconociendo que el tema "realmente" le "avergüenza".

A pesar de estar varias veces a la defensiva, Bloomberg mantuvo su compostura y su firmeza, presentándose como alguien capaz de vencer a Trump y de gobernar Estados Unidos.

Desde un mitin en Arizona, Trump aprovechó para burlarse de Bloomberg, a quien apodó "Mini" en alusión a su estatura. "Escuché que lo están golpeando esta noche", dijo.

Y después de desestimar al "Loco Bernie" como eventual contendiente, apuntó: "No nos importa quién demonios sea porque vamos a ganar", mientras la multitud coreaba "¡Cuatro años más!".

bur-ad/gm

MAS NOTICIAS