La Eurocámara activó este jueves el proceso para decidir si levanta la inmunidad a la independentista catalana Clara Ponsatí, residente en Escocia y cuya extradición reclama España por el intento de secesión de 2017 de Cataluña.

"Las autoridades españolas competentes informaron al Parlamento que desean el levantamiento de la inmunidad parlamentaria de Clara Ponsatí para permitir acciones penales contra ella", anunció la vicepresidenta de la institución Nicola Beer.

Ponsatí se convirtió en eurodiputada el 1 de febrero por la marcha de los parlamentarios británicos en la estela del Brexit, uniéndose así al expresidente catalán Carles Puigdemont y el también independentista Toni Comín.

La comisión de Asuntos Jurídicos de la institución debe ahora estudiar el expediente y presentar una propuesta al pleno sobre aceptar o rechazar el suplicatorio. La decisión necesita mayoría simple.

El eurodiputado conservador búlgaro Angel Dzhambazki, que examina los suplicatorios contra Puigdemont y Comín, debería también asumir el caso de Ponsatí, según fuentes parlamentarias, para quienes la decisión final podría llegar a mediados de año.

La inmunidad parlamentaria garantiza que los eurodiputados no puedan ser buscados, detenidos, ni procesados por el ejercicio de sus funciones, pero no quiere decir que no puedan serlo por otros hechos.

Sin embargo, las autoridades competentes deben pedir al parlamento que levante su inmunidad, un proceso que puede tomar hasta varios meses y que, en la mayoría de los casos, se salda con una respuesta favorable al suplicatorio.

Los tres se marcharon de España a fines de octubre de 2017 para esquivar a las acciones judiciales por el intento de secesión de Cataluña, pero la justicia española no desfallece en su intento de juzgarlos, reclamándolos a Bélgica y Escocia.

En el caso de Puigdemont y Comín, la justicia belga debe decidir la próxima semana si mantienen suspendidas las órdenes de detención y entrega cursadas por España en su contra o las rechaza directamente, al estimar la inmunidad de ambos.

Ponsatí, por su parte, enfrenta el mismo proceso en el Reino Unido. Su juicio de extradición debe comenzar el 11 de mayo pero a principios de marzo está fijada una audiencia previa que podría decidir sobre su inmunidad.

maj-tjc/bl