El número 2 del líder chiita Moqtada Sadr, muy criticado por haber retirado su apoyo a los manifestantes antigubernamentales de Irak, afirmó a la AFP que su movimiento "hará caer" al primer ministro Mohamed Alaui si su gabinete no está compuesto por independientes.

Hace una semana, el turbulento Sadr anunció que le iba a dar una oportunidad a Alaui, retirando su apoyo político y logístico a los manifestantes, que llevan en la calle desde octubre.

Pero ese apoyo -que sitúa a Moqtada Sadr en la misma línea que las facciones pro-Irán, como los paramilitares del Hashd al Shaabi, sus rivales históricos- no es incondicional, advirtió Kazem al Isaui, mano derecha de Sadr.

"No hemos hecho de Alaui nuestro candidato. Simplemente decimos que no le impondremos ningún veto", indicó. "Si Moqtada Sadr se entera de que Alaui otorgó ministerios a algunos partidos, sobre todo a las facciones armadas chiitas, se desencadenará el infierno en Irak para él y caerá en tres días", advirtió.

Los seguidores de Sadr, que aseguran que no quieren proponer a nadie de los suyos como ministro, esperan que el futuro gabinete esté compuesto únicamente de independientes.

Pero si el Parlamento no refrenda a esos ministros independientes, los seguidores de Sadr tienen un "plan", dijo Isaui. "Asediaremos la Zona Verde" de Bagdad, donde se encuentra el Parlamento, y los diputados "aceptarán, lo quieran o no" al ejecutivo propuesto, aseguró.

ak/mjg/sbh/all/jvb/eg