Romney, el republicano que votó a favor de destituir a Trump, siente el rigor del partido

Mitt Romney esperaba ser asediado "con vehemencia", y su predicción no tardó en llegar.

El veterano del partido Republicano, que votó a favor de la destitución del presidente Donald Trump en el juicio político en el Senado, no tuvo que esperar las represalias.

Trump ya lo ha asediado repetidas veces, y sus leales en el Senado pidieron la expulsión del legislador del partido.

Fue tal vez el capítulo final en la relación ambigua entre Romney y Trump, quien llegó al poder en 2016 y ha fomentado un feroz sentido de lealtad dentro del partido Republicano.

Romney, adinerado e ideológicamente moderado, fue anteriormente una figura admirable del partido. Fue candidato para enfrentar en 2012 a Barack Obama en las elecciones presidenciales, sin éxito. Incluso casi se convirtió en el primer Secretario de Estado de Trump.

Pero ahora caerá en los registros como el único republicano en votar para destituir a Trump, absuelto el miércoles en el Senado.

"El presidente es culpable de un terrible abuso de la confianza pública", dijo Romney en su trascendental discurso en el Senado, criticando la conducta de Trump como "un ataque flagrante" a los valores estadounidenses.

Romney se convirtió en el primer senador en la historia de Estados Unidos en votar para destituir a un presidente de su propio partido, sin precedentes tras los juicios de juicio político de Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999.

El Senador dijo que había recurrido a su profunda fe mormona para tomar "la decisión más difícil" de su vida. Pero Trump, celebrando su absolución, apuntó directamente hacia él.

"No me gusta la gente que usa su fe como justificación para hacer lo que saben que está mal", dijo en un desayuno de oración nacional celebrado el jueves por la mañana.

Si Romney hubiera "dedicado la misma energía y enojo a derrotar a un vacilante Barack Obama como lo hace conmigo, podría haber ganado las elecciones", tuiteó Trump.

- Relación tensa -

La relación entre Romney y Trump ha tenido altibajos. En tiempos de la campaña del ahora mandatario, el congresista lo había llamado "fraude".

Pero después fue fotografiado cenando con Trump en un restaurante en Nueva York, discutiendo, se cree, su posible nombramiento como Secretario de Estado -posición que finalmente asumió Rex Tillerson-.

La disputa estalló nuevamente cuando Trump enfrentó una mayor presión al ser acusado por sus llamadas con Ucrania.

Romney, exgobernador de Massachusetts, describió la llamada telefónica de Trump al presidente de Ucrania que desencadenó los cargos de destitución como "preocupante hasta el extremo".

Trump se defendió tildando a Romney de "trasero pomposo".

El jueves, el presidente retuiteó viejos videos con una voz en off describiendo a Romney como "resbaladizo" y "sigiloso".

"Haciéndose pasar por republicano, intentó infiltrarse en la administración de Trump como secretario de Estado", relata la voz en off. "Ahora su fachada ha explotado... como un agente secreto demócrata".

A los 72 años, Romney, que hizo su fortuna en finanzas corporativas, ya no tiene ambiciones presidenciales, y su mandato como senador para el estado de Utah se extiende hasta 2025.

Pero ahora se enfrenta a una avalancha de críticas dentro del partido Republicano. "Ahora es oficialmente un miembro de la resistencia y debería ser expulsado del Partido Republicano", tuiteó el hijo de Trump, Donald Trump Jr.

También hay iniciativas en Utah para aprobar un proyecto de ley que permita a los votantes retirar a los senadores, lo que podría ser una amenaza para Romney ya que muchos republicanos están furiosos por su postura contra Trump.

De escaso consuelo pueden ser los elogios que ha recibido de los demócratas, como el senador Chris Murphy, quien tuiteó que Romney se había mantenido firme en momentos en que "muchos se preguntan qué honor queda en la vida pública".

En su discurso ante el Senado, Romney reflexionó sobre sus sentimientos encontrados sobre Trump y su propio legado después de su voto de destitución. "Apoyo mucho de lo que ha hecho el presidente. Voté con él 80% de las veces", dijo.

"Todos somos notas a pie de página en el mejor de los anales de la historia, pero en la nación más poderosa de la Tierra, la nación concebida en libertad y justicia, esa distinción es suficiente para cualquier ciudadano", señaló.

chp/bgs/bfm/mls/dga

MAS NOTICIAS