Estereotipado durante mucho tiempo como un club masculino por sus letras jactanciosas y la cosificación de las mujeres, el mundo del rap ha visto surgir en los últimos años a un grupo de estrellas femeninas que reclaman su espacio.

En la última década se alzaron talentos diversos en las filas del hip hop, con mujeres que buscaron evitar viejos adagios sobre lo que vuelve a sus actos comercializables y con Internet abriendo nuevas vías hacia el estrellato.

Las mujeres fueron un factor importante en los años formativos del rap -con protagonistas como Salt-N-Pepa, MC Lyte, Foxy Brown, Lil Kim, Lauryn Hill, Missy Elliott y Queen Latifah- y prepararon el escenario para las futuras generaciones dejando marcas indelebles en el ADN del hip hop.

Pero si en la década de 1990 las mujeres se abrieron paso para brillar, en la de 2000 fueron dejadas de lado, con los sellos intentando sobrevivir mientras las descargas ilegales de música comenzaban a cambiar las reglas.

"La industria cayó en picada. Y cuando se trataba de reducir los costos de todo, por supuesto que las mujeres fueron las que más lo sintieron", dijo Kathy Iandoli, cuyo reciente libro "God Save The Queens" detalla la trayectoria de las mujeres del rap.

A lo largo de los años ochenta y principios de los noventa, decenas de raperas firmaban con las principales discográficas en cualquier momento, pero para 2010 el número rondaba las tres, según el documental "My Mic Sounds Nice: The Truth About Women in Hip Hop".

Las mujeres que lograron llegar fueron encasilladas como hipersexuales o letristas duras, y la industria a menudo las enfrentaba entre sí, perpetuando la idea de que solo podía haber una reina del rap a la vez.

- El fenómeno Minaj -

Aún así, no faltaron las innovaciones de artistas, incluso si los sellos no las respaldaban.

"Napster hizo que las compañías discográficas perdieran la cabeza, pero creó un underground muy fuerte", dijo Iandoli sobre el servicio de intercambio de música pionero.

"Estableció la capacidad de catapultar una carrera de una manera que nunca antes se había hecho, porque la gente no estaba tan empeñada en conseguir una discográfica".

Nicki Minaj, una provocativa obra de arte ambulante con un ritmo de la velocidad de un rayo, irrumpió en escena en 2010 y comenzó a cambiar el juego.

"Ella fue la primera artista femenina de hip hop que realmente se abrió paso durante esa pausa", sostuvo Iandoli sobre la artista de Queens nacida en Trinidad y Tobago.

"Nicki fue la primera en mucho tiempo que era sexy y lírica, por lo que apeló al público de rap callejero y luego a los hombres que solo querían escuchar a las mujeres rapear sobre sexo".

Minaj -quien el año pasado anunció su retiro del rap, aunque los fanáticos son escépticos- se ha atribuido el crédito por "reintroducir a las raperas exitosas a la cultura pop".

"Cuando salí, había habido una sequía de unos pocos años en los que ningún álbum de rap femenino se había vuelto platino, las mujeres ya no obtenían presupuestos, la industria ya no creía en la rapera femenina. Dejaron de generar DINERO para los sellos", escribió en Instagram en 2017.

"Le mostré a las grandes empresas que éramos grandes jugadoras, al igual que los varones".

- "Oportunidad sin filtro" -

El mundo post-Minaj presenta un panteón en crecimiento que incluye, entre otras, a la descarada novia americana Cardi B, a la sexy Megan Thee Stallion, a la fan del punk pesado Rico Nasty, al dúo en rápido ascenso City Girls y a la autora surrealista Tierra Whack.

La rapera de Queens Dai Burger dijo que plataformas como YouTube y SoundCloud -por no mencionar los poderes de autopromoción de Instagram- abrieron una gran cantidad de posibilidades para mujeres rechazadas por las principales discográficas.

"En la década de los 90 y principios de la década de 2000, para ser artista había que tener un gran sello presionando para que tu video apareciera en televisión", dijo a AFP en su estudio de grabación en Brooklyn.

"Internet nos dio una oportunidad sin filtro de hacer lo que queríamos", dijo la escultural artista con uñas postizas brillantes, abundante cabello escarlata y overol de cuero.

Antes "tenías que tener a esas personas... firmando por ti, y mirar de cierta manera y ser de cierta manera", continuó.

"Mientras que cuando llegó internet, no se necesitó el permiso de nadie para estar a la vista del público. Simplemente lo haces".

- "Camaradería" -

Dai Burger, una rapera queer que fusiona el lirismo sexista sin complejos con fuertes ritmos de club, dijo en estos días que "hay más camaradería con las mujeres" en el mundo del rap.

"Hay mucho más espacio para todas nosotras. Hay miles de hombres en la industria, ya sabes, haciendo lo suyo", señaló. "¡Las chicas quieren algo de acción!"

El ascenso de las mujeres del hip hop no está exento de detractores, por supuesto: el rapero y productor Jermaine Dupri se quejó el año pasado de que la producción actual femenina estaba obsesionada con el sexo y carecía de visión.

La estríper convertida en rapera Cardi B respondió: "En primer lugar, rapeo sobre mi coño porque es mi mejor amiga".

"Hay muchas raperas que están poniendo todo para rapear", escribió en Instagram. "No las están apoyando y se volverán locos".

Iandoli es "cautelosamente optimista" sobre que la creciente guardia de raperas está aquí para quedarse.

Dijo que "las mujeres trabajan de manera más inteligente" y son más estratégicas en su oferta.

"El ethos es diferente: cuando estás comprando en una industria en la que sabes que las probabilidades están en tu contra, tienes que moverte de manera diferente a los hombres".

"No creo que haya una sola mujer que dé por sentada su capacidad de entrar a la industria", continuó Iandoli.

"Esto no sucedió por casualidad, sucedió por el trabajo duro".

mdo/gv/yow