La marca italiana de lujo Prada se comprometió ante la ciudad de Nueva York a adoptar medidas para luchar contra el racismo, tras la polémica generada por las estatuillas de mono que colocó en su vitrina de SoHo a fines de 2018.

Comercializados en la colección Pradamalia, una serie de objetos inspirados en el universo Prada, estas pequeñas estatuillas debían representar monos.

Pero muchos vieron en ellas inmediatamente un parecido con el personaje ficticio Sambo, un niño negro representado en Estados Unidos con trazos caricaturescos, sobre todo labios rojos exageradamente carnosos.

Frente a la polémica, Prada retiró los objetos de la venta y pidió disculpas. Aseguró que "nunca fue la intención lastimar a nadie". "Nos horroriza toda forma de racismo y de imágenes racistas", insistió en un tuit.

En el marco del anuncio difundido el miércoles por la ciudad de Nueva York, Prada se comprometió a que sus empleados neoyorquinos y los responsables en Milán hagan un curso sobre la igualdad de trato de las minorías.

La casa italiana también creará una beca escolar destinada a "personas históricamente subrepresentadas en la moda", indicó la alcaldía en un comunicado.

Prada se comprometió asimismo a crear un puesto de responsable de la diversidad y la inclusión, y a presentar los currículos de los candidatos a ese cargo a la comisión municipal de derechos humanos.

tu/lbc/rsr