El colombiano Deportes Tolima logró una victoria 1-0 en su visita al ecuatoriano Macará en el duelo de ida de la segunda fase de la Copa Libertadores-2020, que se disputó este martes en la andina Ambato (sur).

El ariete colombiano Jamilton Campaz a los 76 minutos abrió el marcador con un potente remate, con lo cual el 'pijao' logró su objetivo de sumar fuera de casa.

Los dirigidos por el estratega Hernán Torres jugaron con inteligencia y orden, manteniendo el control del juego en el centro del campo, donde se concentraron las acciones en buena parte del pleito.

Los ambateños carecieron de ideas y de variantes ofensiva, además, en lo poco que intentaron el portero visitante Álvaro Montero mostró sus grandes ejecutorias.

- Visita más peligrosa -

Si bien las ocasiones de marcar fueron contadas, las de mayor peligro siempre correspondieron para la visita.

Solo la gran actuación del golero local Agustín Silva, quien se erigió en figura para salvar a su equipo, impidió que el marcador se abriera antes.

Las principales armas de los cafeteros fueron las descolgadas de Francisco Rodríguez y las advertencias de Campaz, el más incisivo del vinotinto, con constantes lanzamientos a puerta.

Ante la efectiva marca de los colombianos, que cortó todos los circuitos ofensivos macareños, los locales se limitaron a lanzar pelotazos al ariete Juan 'Toro' Herrera, que se marchó agotado al vestuario al promediar el segundo tiempo.

En un equipo con mucho despliegue y sacrificio, los zagueros Julian Quiñónez y José Moya se lucieron en el juego aéreo mientras los volantes Carlos Robles y Yeison Gordillo se multiplicaron en la marca.

El entrenador ecuatoriano Paúl Vélez no supo descifrar el candado rival, su fortaleza por las bandas estuvo clausurada y para evitar los tipos de media distancia, los rivales cercaron a los efectivos tiradores ambateños.

En el ida y vuelta que se desató en el segundo tiempo, el ingreso de Omar Albornoz le dio un envión físico al plantel colombiano, que no parecía lamentarse de los 2.600 metros de altitud de la sede del cotejo.

Entonces, Campaz afinó la puntería y esta vez ingresando por el centro encontró espacio para sacar un potente disparo que venció a Silva y silenció al estadio Bellavista con unos ocho mil aficionados en las gradas, entre los que festejaban un millar de colombianos.

- Orden hasta el final -

El orden inicial de la visita se mantuvo con la ventaja a favor y con un par de variantes el medio campo fue reforzado.

Macará nunca puso en peligro el resultado y al contrario las variantes ofensivas sucumbieron ante el esquema rival.

El once celeste perdió el invicto que mantenía en los campeonatos sudamericanos, donde todavía no conoce lo que es una victoria.

La revancha se desarrollará el próximo martes en la cancha del Manuel Murillo Toro en Ibagué, en la que solo un empate será suficiente para que Deportes Tolima pase a la próxima ronda.

En la siguiente fase del certamen regional, la tercera, el vencedor de esta llave enfrentará al ganador de los cruces entre Internacional de Brasil y Universidad de Chile.

dsl/cl