Aún es demasiado pronto para evaluar el impacto económico del brote del nuevo coronavirus en la economía de China, dijo este jueves la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

El brote del nuevo coronavirus ha enfermado a casi 8.000 personas en China, donde el número total de muertos ya asciende a 212 -con un récord de 42 fallecimientos este jueves-, lo que llevó a la Organización Mundial de la Salud a declarar emergencia internacional.

La rápida propagación de la enfermedad ha llevado al cierre de empresas y fábricas, en tanto aerolíneas de todo el mundo han cancelado vuelos, levantando preocupaciones sobre el impacto en la economía de China y más allá.

"Sería irresponsable ofrecer cualquier especulación sobre lo que podría suceder", dijo Georgieva en un foro.

La directora gerente del FMI citó la experiencia de la epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) en 2002-2003, que desaceleró el crecimiento a corto plazo, pero luego la economía se enderezó.

Sin embargo, esa epidemia ocurrió en un momento en que la economía china estaba en auge. El brote actual se produce cuando las autoridades manejan una desaceleración en medio de una guerra comercial con Estados Unidos.

"El impacto inmediato es obvio. Los hay en viajes, turismo y manufactura en China" y en otras zonas de Asia, dijo Georgieva, agregando que es muy probable que haya algún impacto negativo para este trimestre.

Pero más allá de eso "solo observamos y evaluamos", agregó.

Georgieva dijo que el brote destaca la "imprevisibilidad" que se ha convertido en la norma en el mundo.

En ese sentido, hizo hincapié en que "la preparación, la prevención, la acción temprana, tienen que entrar en el torrente sanguíneo de los encargados de formular políticas, ya sea que enfrenten pandemias, catástrofes climáticas o tensiones geopolíticas".

Dt-jmb/hs/dw/gv/dga