La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, cambió este martes a tres de los 20 ministros de su gabinete y llamó a formar una "gran alianza" política para ganar las elecciones presidenciales del 3 de mayo.

Áñez hizo la modificación tras la renuncia de la titular de Comunicación, Roxana Lizárraga, que dejó el cargo criticándole por su inesperada postulación a la presidencia.

"Este ajuste en el gabinete era necesario para estar absolutamente segura de que todos los miembros del equipo de colaboradores están comprometidos con una gestión honesta y transparente", señaló en un discurso de toma de posesión de sus colaboradores en la casa de Gobierno.

La mandataria, en el poder desde el pasado 12 de noviembre tras la renuncia y exilio de Evo Morales por una fuerte convulsión social debida a su reelección considerada fraudulenta, pidió el domingo la dimisión de todos sus ministros y luego ratificó a la mayoría.

La columna vertebral del gabinete se mantiene incólume. Entre los cambios destaca la designación del excandidato presidencial conservador Víctor Hugo Cárdenas en la cartera de Educación.

Áñez, de 52 años, también llamó a los partidos políticos contrarios al expresidente Morales a unirse para derrotar a su candidato, el economista Luis Arce, en las urnas.

En medio de fuertes críticas contra su postulación, Áñez propuso "construir una gran alianza democrática y ganadora", a días de que venza, el 3 de febrero, el plazo para inscribir candidatos ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Sectores sociales y políticos criticaron que existan varias candidaturas que pueden dispersar el voto y favorecer al delfín de Morales.

Además de Áñez, han anunciado su postulación el expresidente de centro Carlos Mesa, el líder regional conservador Luis Fernando Camacho, el expresidente de derecha Jorge Quiroga y el acaudalado empresario Samuel Doria Medina.

El partido de Morales, el Movimiento Al Socialismo (MAS), anticipó que bloqueará la candidatura de Áñez. El diputado Henry Cabrera anunció que apelarán ante los tribunales Supremo Electoral y Constitucional, con el argumento de que el único mandato que tiene Áñez es el de organizar las elecciones en su condición de presidenta transitoria.

"Tenemos un lapso, un tiempo para poder impugnar, obviamente eso lo vamos a realizar una vez inscrita la candidata" Áñez, agregó Cabrera.

jac/rb/gv