"No hay un solo palestino o un árabe que vaya a aceptar que Jerusalén sea de Israel", dice en un café Firas Ladadwa, un joven palestino con los ojos puestos en la televisión que transmite en Ramala la presentación del plan de paz estadounidense para Oriente Medio.

Los colonos en Cisjordania ocupada tampoco aceptarán la creación de un Estado palestino.

En el centro de Ramala, sede de la Autoridad Palestina, como en la Franja de Gaza, centenas de palestinos abuchearon a Trump y su plan. Los enfrentamientos con las fuerzas israelíes causaron al menos 13 heridos en la Cisjordania ocupada.

Calificado como "mejor amigo que Israel haya tenido nunca" por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el presidente estadounidense, Donald Trump, invitó a los palestinos a una "vida mejor", a reducir el desempleo entre los jóvenes y a crear un Estado palestino desmilitarizado, en su plan anunciado en Washington sin ningún líder palestino.

Pero uno de los puntos más sensibles le hizo hervir la sangre a Firas Ladadwa: el estatuto de Jersualén, "al Quds" en árabe.

Trump, que dio un giro a la posición estadounidense en diciembre de 2017 al reconocer Jerusalén como la capital del Estado israelí, afirmó el martes que será la "capital indivisible de Israel".

Su plan contempla la creación de un Estado palestino con capital en "Eastern Jerusalem", que puede ser interpretado como Jerusalén Este o también al este de Jerusalén, es decir, en localidades como Abu Dis, técnicamente situadas en Jerusalén, pero del lado oriental de la barrera de seguridad que separa a Israel de los Territorios Palestinos.

"Quien acepte este plan es un traidor", sentencia Ladadwa, de 23 años.

"Este plan no pasará, como los anteriores. No puede tener éxito si no tiene en cuenta las aspiraciones del pueblo palestino", asegura Mohamed al Najar, de 69 años.

"Lo que Trump ha anunciado no lo puede aceptar ningún palestino, son palabras vacías que ninguna parte árabe o palestina puede aceptar, en particular en lo que respecta a Jerusalén", agrega este hombre que se sobresaltó al oír que "al Quds" será completamente israelí según el plan estadounidense.

Mohamed está de acuerdo con su presidente, Mahmud Abas que afirmó que el plan estadounidense "no pasará".

"Es imposible para cualquier niño, árabe o palestino, aceptar que no tendrá Jerusalén" como capital de un Estado palestino, declaró Abas.

- ¿ Y los millones ? -

El presidente estadounidense prometió miles de millones de inversiones en el futuro Estado palestino que perderá el estratégico valle del Jordán.

En el centro de Ramala, unas 200 personas se reunieron el martes por la noche para quemar un falso billete verde gigante. Otros se habían reunido fuera de la ciudad y quemaban fotos de Trump y de Netanyahu y otros lanzaban piedras contra los soldados israelíes que respondieron con gases lacrimógenos.

Estos enfrentamientos dejaron una decena de heridos.

En otros sectores de Cisjordania ocupada y la Franja de Gaza, también hubo manifestaciones contra el plan de Trump.

El movimiento islamista Hamas que controla la Franja, también rechazó el plan.

Según responsables en Ramala y Gaza, el jefe de Hamas habló por teléfono con Abas para preparar una reacción conjunta al proyecto estadounidense.

Otras manifestaciones están previstas el miércoles contra el plan estadounidense que podría reavivar el conflicto israelopalestino que quedó en un segundo plano de las "primaveras árabes", de la guerra en Siria y de la crisis con Irán en los últimos años.

- Los colonos contra un Estado palestino -

En el campo opuesto, los colonos judíos de Maalé Adumim, una de las mayores colonias de Cisjordania ocupada, "hace años" que esperan una anexión por Israel, por lo que están felices con el plan estadounidense. Salvo por la creación de un eventual Estado palestino.

"Estoy en contra de la creación de un Estado palestino en el corazón del Estado de Israel", dice Guy Yifrach, de 37 años, vicealcalde de esta colonia cercana a Jerusalén.

"Hoy decimos que rechazamos este plan. "No aceptamos ningún sustituto de Jerusalén como capital del Estado palestino", declaró a la AFP Jalil al Haya, un dirigente del movimiento.

Antes de la presentación del plan estadounidense, David Elhayani, presidente del Consejo de Yesha, la principal organización representativa de los colonos, había dicho: "no podemos aceptar un plan que prevea la creación de un Estado palestino que sería una amenaza para la seguridad de Israel y amenazaría nuestro futuro".

Más de 400.000 israelíes viven actualmente en las colonias en Cisjordania ocupada, y 42.000 en Maalé Adumim, considerada como un barrio residencial de las afueras de Jerusalén.

bur-gl/cgo/hj/af/erl