La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, pidió el domingo la renuncia de todos sus ministros con la mirada puesta en las presidenciales de mayo en la que será candidata

La derechista Áñez, de 52 años, asumió la jefatura de estado el 12 de noviembre, dos días después de que Evo Morales renunciara al poder, en medio de una fuerte convulsión social, en contra del resultado de las elecciones, denunciadas de fraudulentas.

La mandataria "ha decidido solicitar la renuncia de todos los ministros (20) para encarar esta nueva etapa de la gestión de transición democrática", señala un comunicado de la secretaría de la Presidencia, a cargo de Erick Foronda.

Añade que es "usual" que en el proceso electoral "se produzcan ajustes en el equipo de trabajo en el órgano Ejecutivo".

Existe la posibilidad de que algunos exministros se postulen al Congreso o se genere la salida de aquellos que ingresaron al gobierno, a sugerencia del líder regional y candidato Luis Fernando Camacho. Éste era aliado de Áñez, pero ahora se ha convertido en opositor.

La decisión surgió horas después de que su ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, renunció por la decisión de Áñez de postularse a la presidencia, cuando ella había dicho varias veces que era un gobierno transitorio, con el fin de organizar elecciones generales.

Lizárraga dijo en su misiva que el gobierno "ha perdido sus objetivos" y "ha comenzado a incurrir en los mismos males del 'masismo' (en referencia al MAS, el partido de Morales) que combatimos”.

La oposición siempre fustigó que Morales, quien asumió en 2006 por casi 14 años, haya ido en dos oportunidades a la reelección e intentado una tercera en los comicios de octubre del año pasado.

Áñez anunció el viernes su decisión de postularse a la presidencia en una alianza de su partido Demócratas y Solbo del alcalde de La Paz, Luis Revilla.

La mandataria -según la nota de la secretaría presidencial- ratificará o nombrará a sus 20 ministros, "en el menor tiempo posible",  y prometió que no habrá interferencia desde Palacio a su favor durante la próxima campaña electoral.

- Críticas y apoyos a candidatura -

La mandataria interina ha sido blanco de las críticas por romper su compromiso inicial de no postularse a la presidencia.

El expresidente de centro Carlos Mesa, de 66 años, fue directo: "Yo respeto a la presidenta Áñez, pero creo que comete una gran equivocación", pues "ella no ha sido nombrada para proponerse como candidata a la presidencia del país".

El acaudalado empresario y excandidato presidencial, Samuel Doria Medina, se sumó al coro. "Me opongo a la reelección, porque cuando los gobernantes van a una elección usan los recursos del Estado para su candidatura", indicó.

El exmandatario Morales, refugiado en Argentina desde el mes pasado, también le recordó a su sucesora que "prometió a no ser candidata", aunque dijo que "es su derecho hacerlo".

Empero, aún ronda la duda de la legalidad de Áñez para postularse. El diputado Luis Felipe Dorado, cercano al candidato Camacho, señaló que hará una consulta al Tribunal Constitucional, para que certifique si se viola o no la ley.

- Encuestas al rojo vivo -

Mientras los partidos caminan hacia las elecciones generales de mayo, el diario Página Siete difundió el domingo su encuesta electoral.

El Movimiento Al Socialismo (MAS), el  partido del exgobernante Morales, alcanza una intención de voto del 26%. Le siguen el derechista Camacho y el expresidente de centro, Carlos Mesa, ambos con 17%. Áñez obtuvo 12%, pese a que recién el viernes anunció su postulación.

Morales, tras conocer el informe, señaló en Twitter que "en todas las encuestas somos primeros" y añadió: "estamos listos para vencer al golpismo y recuperar la patria".

Hasta el lunes 3 de febrero los partidos tienen plazo para inscribir sus candidatos ante el Tribunal Supremo Electoral. Una eventual segunda vuelta se fijó para el 14 de junio.

jac/gm