China decidió este lunes prolongar tres días, hasta el 2 de febrero, las vacaciones del Año Nuevo chino, como parte de una serie de medidas para combatir la epidemia de neumonía viral.

"Esta medida se toma para reducir las concentraciones y bloquear la propagación de la epidemia", declaró el gobierno chino en un comunicado. Los chinos debían regresar al trabajo el viernes 31 de enero, después de siete días festivos en los que cientos de millones de personas viajan por todo el país.

bar/bfi/erl