LA PAZ (AP) — El gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez anunció el domingo que realizará ajustes en su gabinete por lo que solicitó la renuncia de todos sus ministros, poco más de dos meses después de asumir el mandato.

La decisión se dio a conocer poco después de que la ministra de Comunicación Roxana Lizárraga presentó su dimisión tras criticar la candidatura de la mandataria rumbo a las elecciones del 3 de mayo.

La Presidencia anunció en un comunicado que Áñez considera “usual que en vísperas de la inscripción de los candidatos que van a participar en el proceso electoral libre, imparcial y transparente del 3 de mayo” se haga el ajuste, en referencia al plazo del próximo 3 febrero para presentar oficialmente las listas de candidatos.

Horas antes, Lizárraga, periodista crítica del expresidente Evo Morales, presentó su carta de renuncia “irrevocable” debido a que considera que se está fallando a la movilización que ocasionó la salida de Morales el 10 de noviembre, después de una crisis política social desatada por los comicios previos, que fueron invalidados.

Morales, refugiado en Argentina, es líder y jefe de campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS), un partido que aún tiene apoyo a nivel nacional.

“No se puede ocultar el hecho de que su gobierno ha comenzado a incurrir en los mismos males que el ‘masismo’, que combatimos", señaló Lizárraga en su carta de renuncia.

El viernes por la noche, Áñez confirmó su candidatura a la presidencia en medio de apoyo y críticas. La mandataria había asegurado en ocasiones anteriores que no se postularía y que su misión terminaría una vez que entregara la banda presidencial al próximo gobernante.

Sin embargo, el viernes expresó que su decisión se debe a la falta de unidad por parte de la oposición a Morales, por lo que se corría riesgo de la dispersión del voto.

El sábado concluyó el plazo para presentar las alianzas entre partidos políticos y, según el Tribunal Supremo Electoral, se inscribieron cinco que enfrentarán al partido del expresidente Evo Morales.

Áñez, asumió la presidencia después que Morales se fue asilado a México.