El expresidente separatista catalán Carles Puigdemont anunció este viernes que participará en un acto el 29 de febrero en la ciudad francesa de Perpiñán (sur), una localización simbólica para los nacionalistas catalanes muy cercana a esta región española.

"El 29 de febrero nos vemos en Perpiñán", tuiteó Puigdemont, junto a una imagen del acto organizado en la ciudad gala por el denominado Consejo de la República Catalana, una especie de gobierno catalán en el exilio con sede en Waterloo (Bélgica).

Junto a Puigdemont, también estarán sus exconsejeros de Sanidad, Toni Comín, y de Educación, Clara Ponsatí, quienes, al igual que él, se marcharon de España a fines de 2017 para esquivar la acción judicial por el intento de secesión, precisó ese organismo.

En Perpiñán "me sentiré en casa, pisando tierra catalana en la Cataluña norte", afirmó el líder independentista catalán a mediados de enero en Estrasburgo (noreste de Francia). Hasta entonces había evitado pisar suelo francés por temor a ser detenido y entregado a España.

Puigdemont y Comín, así como Ponsatí a partir de febrero, cuentan ahora con inmunidad como miembros de la Eurocámara, aunque pese sobre ellos órdenes de extradición cursadas por la justicia española, tras condenar a otros independentistas a hasta 13 años de prisión.

A 25 kilómetros de la frontera francoespañola, esta ciudad francesa se ubica en la región histórica del Rosellón (sur) que durante siglos formó parte de la Corona de Aragón, que comprendía también la actual Cataluña, y de los territorios catalanoparlantes.

Esta zona fue cedida en 1659 por España a Francia en los tratados de paz que culminaron la guerra de los Treinta Años (1618-1648), pero el nacionalismo catalán sigue refiriéndose a ella como la "Cataluña norte".

tjc/es