Croacia, liderada por el experimentado Domagoj Duvnjak, se clasificó para la final del Europeo de balonmano masculino al derrotar a Noruega, subcampeona mundial en 2017 y 2019, por 29 a 28, después de dos prórrogas, este viernes en Estocolmo en la primera semifinal.

Era un duelo entre dos selecciones invictas en lo que va de torneo.

Croacia, campeona mundial en 2003, intentará conquistar el domingo su primer título continental y con él un billete directo para los Juegos Olímpicos de 2020.

Su rival será España o Eslovenia, que se miden este viernes (19h30 GMT) en la segunda semifinal, también en la capital sueca.

El guión de la primera semifinal fue bastante loco, con numerosos cambios de situación y finalmente un gol croata a tres segundos del final de la segunda prórroga, conseguido por Zeljko Musa.

El líder de Croacia fue Domagoj Duvnjak, que a sus 31 años marcó ocho tantos y fue elegido el mejor jugador del partido.

Los croatas se habían distanciado con tres dianas de ventaja al principio de la segunda parte (15-12, minuto 37) y llegaron a tener un balón para ponerse con cuatro de margen, pero el arquero noruego Torbjörn Bergerud lo detuvo y ese momento sirvió de revulsivo a los nórdicos, que hasta ahora habían ganado todos los partidos en esta edición.

Fue entonces cuando Sander Sagosen despertó y lideró a los noruegos. Consiguió diez tantos, que permitió a su selección plantar batalla, pero finalmente tendrá que conformarse con luchar por el tercer puesto.

Noruega ve ahora cómo sus opciones olímpicas pasan por un torneo de clasificación que albergará a mediados de abril.

tba/dr