El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, advirtió este miércoles a los países del Caribe sobre la influencia de China, Rusia y Cuba y los instó a fortalecer los lazos con Estados Unidos, durante una gira regional que culmina el jueves en Florida.

"Somos aliados naturales y socios naturales", dijo el secretario de Estado en Kingston, la capital de Jamaica.

Señaló además que es necesario estrechar las relaciones entre Washington y las naciones caribeñas frente a nuevos desafíos a la soberanía y a la seguridad, que estarían representados por Cuba, Rusia, el grupo yihadista Estado Islámico, Hezbolá, los carteles de la droga, las disidencias en la extinta guerrilla de las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia.

"Cuba y Rusia continúan entrometiéndose en los asuntos soberanos de las naciones, tratando de desestabilizar a las democracias", argumentó.

"Combatientes del Estado Islámico han venido de Trinidad y Tobago. Hezbolá tiene tentáculos en toda América del Sur. Las FARC y el ELN se refugian en Venezuela", prosiguió.

También alertó sobre las consecuencias de hacer negocios con China.

"Es tentador aceptar dinero fácil de lugares como China. Pero ¿de qué sirve si alimenta la corrupción y socava su Estado de derecho? ¿De qué sirven esas inversiones si arruinan su entorno y no crean empleos para su gente?", se preguntó.

- "Ninguna intención de dividir" -

Pompeo cumplió en Jamaica la última parada del periplo por Latinoamérica y el Caribe que lo llevó antes a Colombia y Costa Rica. Su viaje termina el jueves en Bushnell, Florida, donde se espera que hable sobre la política exterior del presidente Donald Trump.

La gira estuvo signada por sus llamados a "elecciones libres y justas" en Venezuela, cuya crisis se agudizó luego de que Maduro asumiera hace un año un segundo mandato tras una cuestionada reelección.

Las naciones caribeñas han sido por años beneficiarias de generosos subsidios petroleros del gobierno chavista a través de la alianza energética Petrocaribe. No obstante, sus aportes han mermado en medio de la debacle económica venezolana.

Pompeo enfatizó que Estados Unidos gana terreno en este sector. "Petrocaribe se desvanece en el ocaso, como lo hará el propio régimen de Maduro", dijo en un discurso ante funcionarios y empresarios caribeños.

De las naciones representadas en la mesa redonda, solo República Dominicana no integra la Comunidad del Caribe (Caricom), un mecanismo de 15 miembros caracterizado por una fuerte disciplina para defender sus intereses.

Pero Barbados y Trinidad y Tobago dijeron esta semana que no acudirían a la cita en Jamaica por considerarla un esfuerzo por "dividir" al Caricom.

"Sabemos que los países de esta región a veces estarán de acuerdo con Estados Unidos en ciertos temas y a veces no", dijo Pompeo en respuesta. Pero "no hay ninguna intención de dividir".

El primer ministro jamaiquino, Andrew Holness, también reiteró el deseo de mantener la "fraternidad" dentro del organización multilateral. Pero "todos debemos respetar la soberanía de los países al determinar cómo estructuran su política exterior", añadió.

Con excepción de Belice y San Cristóbal y Nieves, todos los países que se reunieron con Pompeo fueron invitados en marzo de 2019 por Trump a su resort Mar-a-Lago, en Florida.

Ese encuentro, después de que el jefe parlamentario venezolano Juan Guaidó se declarara el 23 de enero de 2019 presidente interino con miras a desalojar a Maduro del poder y organizar nuevos comicios, fue para muchos un premio a estos países por apoyar una resolución en la Organización de Estados Americanos (OEA) que desconoció el segundo mandato de cinco años de Maduro.

- "Paladín de la libertad" -

Pompeo visitó Jamaica en momentos en que el apoyo de los países caribeños es clave para renovar el mandato de Luis Almagro, un férreo opositor de Maduro, como secretario general de la OEA.

Almagro "ha demostrado habilidad al devolverle estabilidad financiera a la institución y al poner a la institución en un lugar muy importante para todos los miembros de la OEA", dijo Pompeo tras reunirse con Holness.

Holness, en cambio, no indicó si Jamaica apoyará la reelección de Almagro.

En su cruzada a favor del excanciller uruguayo, Pompeo lo describió el martes como "un verdadero paladín de la libertad en todo nuestro hemisferio" y agradeció el respaldo de Costa Rica a su candidatura, presentada por Colombia en septiembre.

Almagro es polémico en la OEA por sus frontales críticas a la "dictadura" de Maduro, y por dejar de lado la tradición del bloque regional de resolver todo por consenso, lo cual le ha valido cuestionamientos de algunos países caribeños.

Para ser reelecto el 20 de marzo hasta 2025, el actual secretario general necesita una mayoría simple de 18 de los 34 países miembro activos del organismo.

Una de sus competidoras, la expresidenta de la Asamblea General de la ONU y excanciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa, presentada por Antigua y Barbuda y San Vicente y las Granadinas, dice tener el apoyo de otros países caribeños.

ad-lm