BEIRUT (AP) — Las autoridades libanesas advirtieron el jueves que no tolerarán ataques contra sus fuerzas de seguridad, en momentos de violentas protestas en la capital debido a una grave crisis económica.

El ministro del Interior, Mohammed Fahmi, hizo la advertencia en una ceremonia de traspaso de funciones al salir el ministro anterior, dos días después de la formación de un gobierno emergencia. La formación del nuevo gobierno puso fin a un vacío de poder que duró tres meses en medio de protestas contra las élites políticas del país.

“No permitiré ataques contra fuerzas de seguridad que están cumpliendo con su deber de proteger las leyes y las propiedades del país”, manifestó el ministro.

Horas después se alzaron barreras de concreto a la entrada de las calles que llevan al parlamento, escenario de las más recientes protestas. Las barreras, algunas de las cuales estaban pintadas con los colores de la bandera libanesa, fueron erigidas bajo la tensa mirada de efectivos de seguridad y reemplazan a las barreras de metal que habían sido escaladas por los manifestantes. Docenas de alzados miraban en las cercanías, pero no hubo choques.

Por otra parte, Amnistía Internacional hizo un llamado para que el gobierno libanés “controle de inmediato” a sus fuerzas de seguridad que según la agrupación dispararon perdigones de goma a quemarropa contra los manifestantes, cientos de los cuales resultaron heridos, antes de que Fahmi asumiera sus funciones. El miércoles los efectivos no usaron perdigones de goma.

El nuevo gobierno está integrado por ministros designados por el grupo islamista chií Hezbollah y sus afines, lo que siembra dudas sobre la capacidad que tendrá para granjearse el apoyo internacional necesario para sobrellevar la crisis económica.

El parlamento todavía no ha dado su aprobación al nuevo gobierno, aunque se prevé que lo hará en los días próximos.

Muchos de los manifestantes rechazan el nuevo gobierno, denunciando que sigue siendo la misma élite a la que acusan de años de corrupción y de mal manejo de la economía.

Fahmi aseguró que garantizará que la policía no ataque a los manifestantes y que éstos tengan su derecho a protestar pacíficamente. Prometió investigar cualquier abuso por parte de los agentes “si es que ocurre”.