COPENHAGUE, Dinamarca (AP) — Un hombre que engañó al ejército sueco durante 18 años con credenciales falsas de la fuerza, y que incluso trabajó en la sede de la OTAN y fue contacto para las fuerzas de seguridad rusas, no divulgó información confidencial que podría arriesgar la seguridad de Suecia, informó el jueves el principal comandante del país.

El año pasado, se detectó que el sueco, quien no fue identificado, era un impostor.

“No hay nada que señale que se diseminó información clasificada”, dijo a la prensa el general Micael Byden, jefe de las Fuerzas Armadas de Suecia, reportó la agencia de noticias sueca TT.

El jueves, Byden informó al Comité de Defensa del Parlamento sueco sobre la investigación del caso. Suecia no es miembro de la OTAN, pero en años recientes se ha acercado a la alianza militar. Los detalles de la investigación no se han divulgado.

El impostor quedó expuesto después de unirse a la fuerza de paz de la ONU en Mali como jefe de estado con el rango de mayor.

El hombre utilizó certificados falsificados que demostraban que había aprobado el programa de entrenamiento de oficial de las Fuerzas Armadas de Suecia y también afirmó falsamente tener un título universitario en política, según el periódico sueco Dagens Nyheter, quien descubrió la historia a principios de este mes.

El hombre trabajó con el servicio de inteligencia y seguridad del ejército sueco, y también fue el enlace para el Servicio de Seguridad Federal ruso (FSB), la principal agencia sucesora de la KGB, reportó el diario. En la sede militar de la OTAN, o SHAPE, en Bélgica, el impostor trabajó con la ahora extinta Red de Misiones de Afganistán, donde los países compartían información de inteligencia, supervisión y reconocimiento.

El jefe del ejército dijo que “al menos en una ocasión, una decisión de empleo se hizo en base a razones dudosas”, reportó TT.

De momento la OTAN no comentó sobre el hombre.