FOTO DE ARCHIVO: Un hombre pasa en bicicleta bajo el puente de Guomao en Pekín, China, el 17 de enero de 2020. REUTERS/Jason Lee
FOTO DE ARCHIVO: Un hombre pasa en bicicleta bajo el puente de Guomao en Pekín, China, el 17 de enero de 2020. REUTERS/Jason Lee

PEKÍN, 22 ene (Reuters) - Alrededor de dos tercios de las provincias, regiones y municipios de China han reducido sus objetivos de crecimiento para 2020 con respecto al año pasado, a pesar de que se han aliviado las tensiones comerciales con Estados Unidos.

La rebaja de las metas regionales da más argumentos a la percepción de que la segunda economía más grande del mundo continuará desacelerándose, después de que el producto interior bruto aumentara en 2019 a su ritmo más lento en casi tres décadas lastrado por la débil demanda interna y mundial.

Veintidós provincias de China, incluyendo Pekín, Guangdong, Zhejiang, Henan, Hainan y Fujian, establecieron objetivos de crecimiento más bajos este año en comparación con el anterior, un número similar al del año pasado.

Pekín, Shanghái y el centro de exportación del sur de Guangdong redujeron sus objetivos de crecimiento del 6-6,5% a "alrededor del 6%" en 2020, en línea con el cambio esperado en el objetivo nacional.

Este año se considera crucial para que el Partido Comunista cumpla su objetivo de duplicar el PIB y los ingresos en la década que finaliza en 2020.

Al menos 11 regiones de nivel provincial no alcanzaron sus objetivos de PIB para 2019, según las estadísticas preliminares publicadas por los gobiernos locales.

Fuentes de política han dicho a Reuters que Pekín planea establecer un objetivo de crecimiento nacional más bajo este año, de alrededor del 6%, en comparación con el 6-6,5% del año pasado, basándose en el aumento del gasto en infraestructura para evitar una desaceleración más aguda.

Los objetivos nacionales se anunciarán en marzo. El crecimiento se ha enfriado hasta el 6,1% en 2019, el más débil en casi 30 años, y los analistas encuestados por Reuters esperan que se enfríe hasta el 5,9% este año, incluso con medidas de estímulo adicionales. [ECILT/CN]

Estados Unidos y China firmaron un acuerdo de Fase Uno a principios de enero, lo que supone una significativa disminución, pero no el fin de una disputa que ha amenazado con descarrilar el crecimiento económico mundial. Muchos de los aranceles mutuos siguen vigentes.

China ha dicho que unificará la forma en que calcula la producción económica provincial a partir de principios de 2020, en un contexto de escepticismo sobre la fiabilidad de los datos, pero sigue sin estar claro cómo afectará esto a las cifras de crecimiento.

(Información de Gabriel Crossley y la redacción de Pekín; Editado por Kim Coghill; traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)