La compañía de electricidad israelí restablecerá de manera continua sus servicios en la Cisjordania ocupada después de que los palestinos pagaran más de la mitad de una deuda colosal, señaló este miércoles en un comunicado.

La empresa pública israelí había anunciado en septiembre que reduciría el suministro de "corriente a ciertas localidades de Cisjordania", debido a los impagos que ascendían a unos 1.700 millones de séqueles (unos 440 millones de euros).

Entonces adujo que no había encontrado "ninguna" otra solución para intentar el pago de semejante factura, pero por su lado la Autoridad Palestina había denunciado un "chantaje" por parte de las autoridades israelíes.

La compañía israelí suministra electricidad a su par palestina en Jerusalén Este, que la distribuye en toda Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

Este miércoles, la empresa israelí señaló que había recibido 920 millones de séqueles (unos 240 millones de euros) de los palestinos. En lo inmediato no fue posible obtener una confirmación de la parte palestina.

"La compañía pondrá fin a los cortes de electricidad fruto de los impagos", indicó en un comunicado, añadiendo que continuará negociando con la empresa con sede en Jerusalén Este y con la Autoridad Palestina para obtener el pago del resto de la deuda.

El pago de una parte de estos atrasos es "un paso significativo", se congratuló Yiftah Ron Tal, presidente de la compañía israelí, y añadió que se está trabajando para "mejorar la calidad del suministro" eléctrico.

jjm-jod/cgo/mdz/age/mb