México alcanzó en 2019 una cifra récord de 34.582 asesinatos, la más alta desde que se inició un registro oficial en 1997, lo que pone en entredicho las políticas de seguridad del mandatario izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

En 2018, los asesinatos ya habían llegado a su nivel más alto según el conteo gubernamental, con un total de 33.743 homicidios. Pero los números del año pasado representan un nuevo máximo histórico.

La suma de 2019 equivale a un promedio de casi 95 asesinatos por día en México, un país azotado por una incesante ola de violencia que se exacerbó en 2006, cuando se militarizó la guerra contra las drogas.

"Si se mantiene este ritmo, se va a rebasar el total sexenal de (el expresidente Felipe) Calderón en febrero de 2022 y el total sexenal de (el expresidente Enrique) Peña en enero de 2023", escribió el analista de seguridad Alejandro Hope en su cuenta de Twitter.

El gobierno de Calderón (2006-2012), iniciador de la polémica ofensiva militar contra el crimen organizado, alcanzó picos de violencia alrededor de 2011. Su sucesor, Peña Nieto (2012-2018) logró desacelerar la tendencia hasta 2014, pero desde entonces los asesinatos han experimentado un continuo repunte.

"El sexenio actual (2018-2024) cerraría con aproximadamente 213.000 víctimas de homicidio", agregó Hope.

López Obrador, que cumplió en diciembre el primero de seis años de mandato constitucional, sostiene que la violencia será menor si se combaten sus causas -a su juicio, la pobreza, la exclusión y la falta de oportunidades-, y se disminuye el uso de la fuerza contra los criminales.

El mes del año pasado con el registro más alto de homicidios dolosos fue junio, con 2.993 víctimas, detalló el reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Al menos 275.817 personas han sido asesinadas en México desde 2006, según las cifras oficiales que, sin embargo, no detallan cuántos de estos casos estuvieron ligados al crimen organizado.

Desde 2015, además, los asesinatos tipificados como feminicidio no se incluyen en el conteo global de homicidios dolosos.

- Las regiones más violentas -

En una mirada regional, Guanajuato (centro), uno de los polos industriales más importantes de México que concentra a grandes fabricantes mundiales de automóviles, aviones y manufacturas pesadas, fue el estado donde más asesinatos intencionales se cometieron en 2019: 3.540.

En segundo lugar se ubicó, con 2.859 homicidios, Baja California, donde se encuentra Tijuana, fronteriza con San Diego, en California, Estados Unidos.

Y en el Estado de México, colindante con la capital del país, 2.856 personas fueron asesinadas, de acuerdo con el reporte.

Jalisco -bastión del poderoso cartel Jalisco Nueva Generación- y Chihuahua, que limita con la estadounidense Texas, también figuraron entre las regiones con más alto número de asesinatos.

Sólo en el municipio de Tlajomulco, en las afueras de Guadalajara, capital de Jalisco y la segunda ciudad más grande de México, se han exhumado más de un centenar de cadáveres de fosas clandestinas desde noviembre pasado.

Desde que se militarizó la guerra contra las drogas, el número de desaparecidos también se multiplicó de forma virulenta. Según el último reporte oficial suman más de 61.000 personas desaparecidas en México, con casi 98% de los casos ocurridos desde 2006.

Unos de los crímenes más sonados del año pasado en México fue el asesinato en noviembre de tres mujeres y seis niños de una comunidad mormona mexicano-estadounidense, en el norte del país, cuando viajaban por una vía rural.

Las autoridades sostienen que el crimen fue perpetrado por pistoleros del narcotráfico producto de una confusión, pero los familiares de las víctimas rechazan esa versión.

jg-jla/mls/gma