El banco mediante el cual Irak sufraga las importaciones de gas y electricidad iraní dejará de realizar las transacciones si una exención crucial a las sanciones de Estados Unidos contra Irán expira el próximo mes.

"Lo interrumpiremos. Es tan simple como eso", declaró este martes a la AFP el presidente del Trade Bank of Iraq (TBI) Faisal al Haimus.

Advirtiendo que esto podría ser algo devastador para el sector eléctrico iraquí, puesto que un tercio de su producción depende del suministro de gas iraní, situación que se plantea en medio de fuertes tensiones entre Estados Unidos e Irán.

Washington impuso duras sanciones al sector energético iraní en 2018, no obstante, le otorgó a Irak una serie de exenciones temporales durante los últimos 15 meses para que pudiera comprarle gas y electricidad a Teherán.

Bagdad paga sus importaciones de gas depositando dinares iraquíes en una cuenta en el TBI, entidad bancaria estatal, a traves del cual se le permite técnicamente a Irán negociar bienes no sancionados.

Pero si la exención a Irak no es renovada el mes próximo, el TBI dejaría de realizar los pagos, señaló Haimus.

"Por supuesto, si la exención expira, el TBI no podrá pagar el gas ni tratar con ninguna entidad iraní respecto al gas o la electricidad. ¡Definitivamente!", martilló.

"En tanto banco, lo más importante que tenemos para ofrecer es que cumplimos (con las regulaciones internacionales). Es por ello que la gente confía en nosotros", añadió el presidente.

Cualquier entidad que negocie con instituciones o países que están en la lista negra de Estados Unidos se expone a sufrir sanciones secundarias, que restringirían su acceso a los dólares estadounidenses.

Esta exención ha protegido a Irak de estas sanciones, lo que le permitió seguir importando durante este periodo unos 1.400 MW de electricidad y 28 millones de m3 de gas iraníes.

Entretanto, Irán e Irak acordaron una estrategia de pago de acuerdo con las regulaciones estadounidenses, o sea, a través de esa cuenta en el TBI en dinares iraquíes.

El año pasado, Irak tenía una factura pendiente de unos 2.000 millones de dólares por compras de gas y electricidad anteriores, según el ministro del Petróleo iraní, Bijan Zangeneh.

mjg/cm/age/mb