Las autoridades francesas interceptaron este martes a unos 40 migrantes, entre ellos 11 niños, que intentaban llegar a Reino Unido cruzando el Canal de la Mancha, indicó la policía.

"Entre ellos se contabilizan 18 adultos de nacionalidad iraní, seis de nacionalidad iraquí y 11 niños de entre tres y 14 años" cuyas nacionalidades se desconocían, según informó la policía local en un comunicado.

No hubo heridos entre el grupo, que recibió atención médica en un puerto cercano a la playa Touquet-Paris.

Otros seis migrantes fueron localizados en un barco averiado frente a Cap Blanc-nez, también en la costa del norte de Francia, indicó la oficina de la policía marítima.

Se les acercó un patrullero pero "no cooperaron" y tuvieron que ser rescatados contra su voluntad, añadió.

Desde finales de 2018 se han multiplicado los intentos de los migrantes de África, Oriente Medio y el sur de Asia de realizar la peligrosa travesía a través de las heladas y agitadas aguas del Canal de la Mancha, según datos oficiales.

Los grupos de defensa de derechos humanos han relacionado el fuerte aumento de los cruces con una campaña policial destinada a impedir el establecimiento de campamentos de migrantes cerca de la localidad francesa de Calais, donde se encuentran un puerto de transbordadores muy frecuentado y el Eurotúnel, y otras zonas a lo largo de la costa francesa.

Sólo en las tres primeras semanas de este año, las autoridades francesas han detenido a al menos 52 migrantes mientras intentaban realizar el peligroso viaje a través del Canal de la Mancha, una de las rutas marítimas más transitadas del mundo, a menudo en embarcaciones vetustas.

En 2019 se interceptó a un total de 2.758 migrantes, cuatro veces más que el número de detenidos el año anterior, según la policía marítima. Se sabe que al menos cuatro de ellos murieron al intentar cruzar el Canal de la Mancha.

eva-meb/mb