El príncipe Enrique de Gran Bretaña asiste a un evento de rugby en los jardines del Palacio de Buckingham en Londres, Gran Bretaña, 16 enero 2020. REUTERS/Toby Melville
El príncipe Enrique de Gran Bretaña asiste a un evento de rugby en los jardines del Palacio de Buckingham en Londres, Gran Bretaña, 16 enero 2020. REUTERS/Toby Melville

Por Michael Holden

LONDRES, 19 ene (Reuters) - El príncipe Enrique habló el domingo sobre su tristeza por verse forzado a renunciar a sus deberes reales en un acuerdo con la reina Isabel y los Windsors que le obligará a él y a su esposa Meghan a abandonar sus roles oficiales activos y buscar un futuro independiente de la familia real.

El Palacio de Buckingham y la reina anunciaron el sábado que Harry y Meghan ya no serían miembros activos de la monarquía británica, ya no usarían sus títulos de "alteza real" y deberían pavimentar su propio camino en la vida, liberándolos para forjar nuevas carreras.

El nuevo acuerdo fue alcanzado para poner fin a una crisis que surgió cuando la pareja anunció el mes anterior que quería reducir los compromisos oficiales y pasar más tiempo en América del Norte, aunque permanecían en la realeza activa.

En un discurso ante la organización benéfica Sentebale el domingo, Enrique, claramente molesto, dijo que el resultado final no era lo que él había querido.

"Nuestra esperanza era continuar sirviendo a la reina, a la Mancomunidad y mis asociaciones militares sin fondos públicos. Lamentablemente eso no fue posible", dijo el príncipe, el sexto en la línea del trono.

"He aceptado esto sabiendo que no cambia quién soy o cuán comprometido estoy. Pero espero que eso ayude a comprender a lo que se ha llegado, que me alejaré de todo lo que he conocido para dar un paso adelante en lo que espero pueda ser una vida más pacífica", dijo.

Según el acuerdo, Enrique seguirá siendo un príncipe y la pareja mantendrá sus títulos de duque y duquesa de Sussex mientras comienzan una nueva vida dividida entre Gran Bretaña y América del Norte, donde pasarán la mayor parte de su tiempo. Pero no participarán en ningún evento ceremonial futuro o giras reales.

"Me da mucha tristeza que se haya llegado a esto", dijo Enrique.

"Quiero que escuchen la verdad de mí, tanto como puedo compartir, no como un Príncipe o un Duque, sino como Enrique , la misma persona que muchos de ustedes han visto crecer en los últimos 35 años, pero con una perspectiva más clara", enfatizó. "El Reino Unido es mi hogar y un lugar que amo. Eso nunca cambiará".

(Reporte de Michael Holden; editado en español por Gabriela Donoso)