El líder indígena Cacique Raoni de la tribu Kayapo pronuncia un discurso durante un pow wow de cuatro días cerca de Sao Jose do Xingu, Brasil, 17 enero 2020. REUTERS/Ricardo Moraes
El líder indígena Cacique Raoni de la tribu Kayapo pronuncia un discurso durante un pow wow de cuatro días cerca de Sao Jose do Xingu, Brasil, 17 enero 2020. REUTERS/Ricardo Moraes

Por Ricardo Moraes

PARQUE INDÍGENA DE XINGU, Brasil, 18 ene (Reuters) - Líderes de las tribus nativas en Brasil hicieron un llamado a la protección de la selva amazónica y sus pueblos indígenas de lo que llamaron "genocidio, etnocidio y ecocidio" planeado por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Un manifiesto firmado el viernes al final de una reunión de cuatro días en la reserva Xingu declaró que Bolsonaro estaba amenazando la supervivencia de los pueblos indígenas con planes para permitir la minería comercial y la ganadería en tierras protegidas.

"El gobierno nos está atacando y quiere apoderarse de nuestras tierras", dijo el documento, pidiendo un año de manifestaciones y el apoyo de organizaciones extranjeras y activistas ambientales.

Bolsonaro ha prometido alentar el desarrollo económico en la Amazonía para sacar a las tribus de la pobreza y mejorar la vida de 30 millones de brasileños que viven allí. Los ambientalistas temen que sus planes aceleren la destrucción de la selva tropical, que es un baluarte contra el cambio climático global.

"No aceptamos la minería, los agronegocios y el alquiler de nuestras tierras, ni la tala, la pesca ilegal, las represas hidroeléctricas u otros proyectos que nos impactarán directa e irreversiblemente", declara el documento de cuatro páginas.

La reunión en el pueblo de Piaraçu en el río Xingu fue convocada por Raoni Metuktire, el jefe de Kayapó de 90 años que se convirtió en un activista ambiental en la década de 1980 con el cantante de rock británico Sting a su lado.

Las tribus dijeron que el estado brasileño bajo Bolsonaro no había cumplido con su deber constitucional de proteger las tierras indígenas y el medio ambiente circundante deteniendo la actividad ilegal y castigando a los invasores.

También responsabilizaron al gobierno por el envenenamiento del "aire, suelo y ríos" por el uso incontrolado de productos químicos en la agricultura adyacente a sus reservas.

"Fuimos convocados por el jefe Raoni con el objetivo de unirnos y denunciar que un proyecto político del gobierno brasileño de genocidio, etnocidio y ecocidio está en marcha", dijo el manifiesto.

La oficina de Bolsonaro declinó hacer comentarios.

La Fundación Nacional del Indio (Funai), dirigida por un oficial de policía designado por Bolsonaro, dijo a principios de esta semana que la reunión en el Xingu fue un "evento totalmente privado" que no podía apoyar porque no estaba "en línea" con la política del gobierno.

(Reporte de Ricardo Moraes y Leonarod Benassatto; escrito por Anthony Boadle. Editado en español por Janisse Huambachano)