El jefe del gobierno libio de unión nacional (GNA), reconocido por la ONU, Fayez Al Sarraj, pidió el despliegue de una "fuerza internacional de protección" en Libia en caso de que el mariscal Jalifa Haftar retome sus ataques, un día antes de una cumbre para relanzar el proceso de paz.

"Si Jalifa Haftar no pone fin a su ofensiva, la comunidad internacional tendrá que intervenir con una fuerza internacional de protección de la población civil libia", afirmó en una entrevista al periódico alemán Die Welt antes de la cumbre en Berlín, en la que participará junto a Haftar.

"Saludaríamos una fuerza protectora no porque tengamos que estar protegidos como gobierno, sino por la protección de la población civil libia, que ha sido bombardeada durante nueve meses", agregó.

Según él, una misión armada de este tipo tendría que estar "bajo los auspicios de la ONU", añadió.

Por su parte el canciller europeo, Josep Borrell, pidió a los europeos "dejar de lado sus divisiones" y se involucren más en la búsqueda de una solución para poner fin al conflicto.

"Si se concluye un alto el fuego el domingo (...), la UE debe estar lista para ayudar a implementar y monitorear el cese de hostilidades", dijo en una entrevista publicada el viernes con la revista Der Spiegel.

La UE, especialmente Alemania, está preocupada por una posible afluencia de migrantes si la situación se deteriora aún más en Libia.

El jefe del gobierno libio ha criticado el nivel de participación de los europeos hasta el momento.

"Lamentablemente, el papel de la UE hasta ahora ha sido muy modesto (...) aunque algunos países de la UE tienen una relación especial con Libia, somos vecinos y tenemos muchos intereses en común", lamentó.

Los dirigentes de los principales países implicados en el conflicto en Libia se reúnen el domingo en Berlín para intentar poner fin a las múltiples interferencias extranjeras en el país.

Se espera entre otros un compromiso para respetar el embargo sobre las entregas de armas, según un proyecto de acuerdo que pudo consultar la AFP.

En la reunión se debe lanzar también un llamado a un cese "total" y duradero de las hostilidades.

yap/fjb/ahg