La gran mayoría de los manifestantes detenidos en las últimas 48 horas fueron liberados este jueves en Líbano, un país sacudido por un movimiento de protesta contra la clase política, acusada de corrupta e incompetente, anunciaron abogados de los opositores.

Cientos de personas volvieron a protestar este jueves por la noche frente a las sedes del Parlamento, del Banco Central y del Ministerio de Interior.

Los manifestantes abuchearon a la ministra en funciones del Interior Raya al Hasan y denunciaron el retraso en la formación de un gobierno de tecnócratas tras la dimisión del primer ministro Saad Hariri a finales de octubre, mientras se degrada la ya difícil situación económica.

En el barrio de Hamra, los manifestantes arremetieron contra tres agencias bancarias, según un fotógrafo de la AFP, rompiendo vidrios y arrancando cajeros automáticos.

El martes y miércoles, la capital libanesa fue teatro de violencia nocturna marcada por actos vandálicos contra varios bancos.

Los libaneses están indignados por la entrada en vigor en las últimas semanas de restricciones draconianas para retirar dinero, impuestas por los bancos que son acusados de complicidad con el poder.

"Todas las personas detenidas fueron liberadas salvo siete extranjeros, que serán llevados" ante las autoridades competentes, indicó el Comité de Abogados para la Defensa de los Manifestantes en su página de Facebook. Previamente, había informado de la detención de 101 personas, incluyendo menores.

Los extranjeros que siguen arrestados son seis sirios y un egipcio, según un miembro del comité.

El martes "59 personas sospechosas de actos de vandalismo y de agresiones" fueron detenidas, de acuerdo con un informe de las fuerzas policiales.

"Las fuerzas de seguridad dieron una brutal paliza a los manifestantes [...], maltratándolos verbal y físicamente", escribió Amnistía Internacional. "Las actuaciones de un puñado de manifestantes que vandalizaron bancos o lanzaron piedras jamás justifican un uso excesivo de la fuerza como este".

La Cruz Roja libanesa aseguró que el miércoles por la noche había atendido a 84 heridos tras enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Dos periodistas resultaron heridos por las fuerzas del orden.

Hariri, el gobernador del Banco Central y el el ministro saliente de Finanzas mantuvieron una reunión este jueves para analizar la crisis económica y los próximos reembolsos de la deuda.

Líbano está aplastado por su deuda pública que asciende a 90.000 millones de dólares, más del 150% del PIB.

Por si fuera poco, la moneda nacional se ha devaluado en el mercado paralelo a 2.500 libras por dólar frente a una tasa oficial de cambio de 1.507 libras/dólar.

Tras la dimisión de Saad Harari, Hasan Diab fue encargado en diciembre de formar nuevo gobierno pero las negociaciones se prolongan para desesperación de la gente que inició las protestas el 17 de octubre.

Según la prensa local, este viernes podría conocerse el nuevo gobierno.

lar/bek/on/mb/bl/jvb/af