Grecia respalda al mariscal Haftar en el proceso de paz libio

Grecia, excluida en la conferencia de Berlín sobre Libia, recibió este viernes al mariscal Jalifa Haftar, caudillo del este de Libia que se opone al gobierno de Trípoli, y lo animó a "cumplir con éxito el alto el fuego", dos días antes de que tenga lugar la conferencia de paz.

Pese a las presiones que ejerció, el gobierno griego no fue invitado a la conferencia de Berlín, que pretende lanzar un proceso de paz en Libia bajo la égida de la ONU.

Pero, para sorpresa general, recibió el viernes en Atenas al mariscal Haftar, que declaró que "en principio" está dispuesto a viajar a Berlín.

Tras reunirse en Atenas, el viernes, con Haftar, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, "puso el acento en la necesidad de una solución política" y "exhortó a Haftar a mantener una postura constructiva en Berlín", según sus servicios.

"Grecia animó a Haftar a intentar [...] cumplir con éxito el alto el fuego y el restablecimiento de la seguridad en Libia", declaró por su parte el ministro griego de Relaciones Exteriores, Nikos Dendias, tras una hora y media de reuniones con el mariscal.

"Grecia no participa en la Conferencia de Berlín. Esperamos que Alemania sea la guardiana de la posición europea sobre Libia", subrayó.

El objetivo de ese encuentro es consolidar la tregua e impedir que haya injerencias extranjeras en Libia. En ella, participará el jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), basado en Trípoli y reconocido por la ONU, Fayez Al Sarraj, y Turquía, que lo apoya.

Varios países estarán representados en Berlín, entre ellos Rusia –que apoya a Haftar–, Turquía, Estados Unidos, China, Italia y Francia.

- Tregua globalmente respetada -

El mariscal Haftar agradeció a su "amigo" Valdimir Putin "los esfuerzos de la federación de Rusia para restablecer la paz y la estabilidad en Libia", según una carta divulgada este viernes por el gobierno ruso.

En cambio, Haftar, que también cuenta con el apoyo de Emiratos Árabes unidos y de Egipto, dos adversarios de Ankara, "criticó especialmente el papel intervencionista negativo de Turquía", indicó la oficina del primer ministro griego tras la reunión.

Ankara apoya militarmente al gobierno de Fayez Al Sarraj y anunció el envío de tropas a Libia para ayudarlo a hacer frente a los asaltos de Haftar.

Libia, que cuenta con las mayores reservas de petróleo en África, es escenario de la violencia y las luchas de poder desde la caída y la muerte en 2011 del dictador Muamar Gadafi, tras una revuelta popular y una intervención militar liderada por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Las fuerzas de Haftar iniciaron en abril de 2019 una ofensiva para derrocar a las autoridades de Trípoli. Más de 280 civiles han perdido la vida en los enfrentamientos, así como más de 2.000 combatientes, según Naciones Unidas.

Unos 146.000 libios han huido de los combates.

Desde el domingo, ambos bandos están respetando un alto el fuego. El mariscal Haftar se fue de Moscú el domingo sin firmar el acuerdo de alto el fuego –al término de negociaciones bajo la égida de Rusia, que le apoya– a diferencia de su rival Sarraj, apoyado por Turquía, que sí firmó.

Por otro lado, Nikos Dendias propuso desplegar fuerzas para participar con sus socios europeos en la operación común "sobre el embargo de las armas en el país al día siguiente del alto el fuego".

- Zonas disputadas -

Sin embargo, Atenas insto de nuevo a la UE a anular un acuerdo turco-libio para repartirse aguas en el Mediterráneo, en el que algunas islas griegas fueron ignoradas.

"Europa tiene una posición común y reconoce que este acuerdo es nulo y sin efecto", declaró Dendias.

Atenas se opone a los acuerdos alcanzados el 27 de noviembre por Sarraj y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que permiten a Turquía defender sus derechos sobre vastas zonas del Mediterráneo oriental.

Según el presidente turco su país empezará "cuanto sea posible" a hacer prospecciones en estas zonas disputadas ricas en hidrocarburos.

Kyriakos Mitsotakis advirtió que vetará, desde dentro de la Unión Europea, cualquier acuerdo de paz en Libia si no se anulan los acuerdos Ankara-Trípoli.

En una conversación telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, Mitsotakis expresó su "descontento" por no haber sido invitado a Berlín. Merkel le contestó que la conferencia "buscaba instaurar la paz y la estabilidad en Libia y que no trataría sobre las cuestiones de las zonas marítimas en el Mediterráneo oriental", indicó una fuente gubernamental griega.

jph/spm/af-mis/jvb/pc

MAS NOTICIAS