El gobierno interino de Bolivia sacó desde este jueves a policías y militares a patrullar las calles como "prevención" ante los anuncios de sindicatos leales al expresidente Evo Morales de manifestaciones para la próxima semana.

"Se va a hacer una tarea de prevención", señaló el ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien aseguró que el "patrullaje normal" de los uniformados será "a nivel nacional, en todas las ciudades capitales y provincias".

López inauguró los operativos en un acto público en La Paz, rodeado de policías y militares que participarán de las acciones callejeras. En otras ciudades se realizaron eventos similares.

La movilización "es para darle tranquilidad (a la gente), que estamos en las calles, y que nos tranquilicemos, bajemos las revoluciones de la histeria colectiva", acotó el ministro.

La labor policial-militar terminará el 25 de enero, aseguró.

En las últimas horas surgieron versiones de los sindicatos de indígenas y cocaleros del Chapare, centro del país y bastión de Morales, sobre la realización de manifestaciones en todo el país el miércoles 22 para celebrar el día del Estado Plurinacional.

Esos festejos se realizan anualmente desde 2009, cuando en vigor de la nueva Constitución Bolivia dejó de definirse como república.

El gobierno también informó este jueves sobre el ingreso al Chapare de soldados para realizar ejercicios de paracaidismo, lo que motivó la queja de cocaleros.

Se prevé el ingreso de otro contingente de militares al Chapare el lunes para erradicar cultivos de coca, afirmó el mismo ministro de Defensa, aunque aseguró que es una operación rutinaria.

Campesinos e indígenas se oponen al gobierno derechista de Jeanine Áñez y pretenden el retorno de Morales -quien dimitió en noviembre en medio de acusaciones de fraude por su reelección- para dirigir la campaña electoral de su partido, que aún busca candidato.

Bolivia irá a las urnas el próximo 3 de mayo y una eventual segunda vuelta está fijada para el 14 de junio.

jac/gv