Cuatro niños rumanos de corta edad que fueron dejados solos por sus padres en casa murieron en un incendio que devastó su humilde hogar, en Timisoara (oeste), anunciaron los servicios de inspección de urgencias del país (IGSU) este jueves.

Los cuerpos carbonizados de los cuatro hermanos, de edades comprendidas entre los cuatro meses y los seis años, fueron descubiertos por los bomberos entre los escombros.

Su hermano mayor, de 14 años, que también estaba en casa, resultó herido.

Una cacerola de madera podría haber sido el origen del fuego, según el IGSU. La policía abrió una investigación por homicidio involuntario y alertó los servicios de protección del menor.

Según cifras de los bomberos, ocho menores murieron en Rumania y otros 27 resultaron heridos en incendios domésticos en 2018.

Entre 2010 y 2012, este tipo de incidentes causaron la muerte de 152 niños en el país, lo cual llevó a las autoridades a lanzar una campaña de prevención.

mr/smk/cf/bl/mb