MELBOURNE, Australia (AP) — Por segundo día consecutivo, los organizadores del Abierto de Australia tuvieron que demorar dos horas el inicio de los partidos de la fase clasificatoria el miércoles, a fin de que se disipara más adelante el humo provocado por los incendios forestales.

El humo y las brumosas condiciones en el Melbourne Park el martes afectaron el primer día de partidos. Pero los organizadores fueron criticados por permitir que siguieran los partidos de clasificación.

Surgieron quejas de varios jugadores, incluyendo el australiano Bernard Tomic, quien solicitó tratamiento médico durante su derrota en la primera ronda, pues tuvo dificultad para respirar. La eslovena Dalila Jakupovic manifestó su temor de que se desmayaría antes de retirarse en su duelo.

En un momento, Jakupovic cayó al suelo de rodillas con un ataque de tos.

Las autoridades de salud esperan que la calidad del aire oscile de “un rango de muy mala a peligrosa” hasta el miércoles en la tarde, con temperaturas máximas de 34 grados Celsius (93 Fahrenheit) antes de que haya un cambio en el clima que podría traer lluvia.

Tennis Australia, el órgano rector de este deporte en el país oceánico, dijo que seguirá trabajando con el equipo médico, con los científicos de la Autoridad de Protección Ambiental y la oficina meteorológica de Victoria para tomar decisiones sobre si es seguro jugar.

El jefe de la oficina de Salud Pública del estado de Victoria, Brett Sutton dijo que el martes “en la noche (se) alcanzó el peor nivel del mundo en Melbourne”, en materia de calidad del aire.

La nociva bruma provocó falsas alarmas en miles de detectores de incendios. Las condiciones mejoraron con el incremento de la temperatura, pero los meteorólogos predicen que la mala calidad del aire se mantendrá hasta el miércoles en la noche.

Equipos de monitoreo fueron instalados en varias zonas del Melbourne Park, y los organizadores del Abierto de Australia han elaborado una política de calidad del aire para los jugadores. Los partidos podrían ser cancelados si los médicos advierten que las condiciones son inseguras.

El profesor Yuming Guo, encargado de la Unidad de Investigación de la Calidad del Aire de la Universidad Monash en Melbourne, recomendó que el torneo cambie de fecha o que sólo se dispute bajo techo.

“Completamente. La situación es seria en este momento en Melbourne”, dijo Guo a The Associated Press en una entrevista telefónica. “Los bajos niveles en la calidad del aire pueden ser peligrosos para la salud del ser humano... entonces los altos niveles en Melbourne pueden resultar muy serios para la salud personal.

“En general, Melbourne mantiene una buena calidad del aire”, agregó Guo. Pero en “este momento, la calidad del aire es algo muy serio, terrible”.

El Abierto de Australia comienza el lunes y los duelos del torneo de clasificación podrían seguir hasta el domingo.