La inversión en jóvenes empresas tecnológicas en toda Europa alcanzó un nivel récord en 2019, según un estudio publicado el miércoles, y Londres sigue dominando el sector a pesar de las incertidumbres provocadas por el Brexit.

El año pasado se invirtieron unos 39.000 millones de dólares en las "start-ups" tecnológicas y una cuarta parte fue en la capital británica, según cifras proporcionadas por el gabinete Dealroom y presentadas por el organismo de promoción London and Partners.

Londres (9.700 millones de dólares), donde las cantidades invertidas casi se duplicaron respecto a 2018, está seguida de Berlín (4.500 millones) y París (3.300 millones).

"Londres, París y Berlín permitieron al sector tecnológico europeo contar a escala mundial", señaló Laura Citron, directora general de London and Partners.

Este estudio considera que estas tres ciudades tiene ahora el tamaño para poder competir con Nueva York o Pekín a nivel internacional, aunque la región de San Francisco sigue siendo la aplastante campeona planetaria (43.500 millones de dólares).

Este aumento en las inversiones benefició principalmente a las "fintech", las jóvenes empresas del sector financiero en línea, a las que desarrollan inteligencia artificial y al sector de las energías renovables.

Londres sigue siendo, por otra parte, la ciudad europea que ve nacer el mayor número de "start-ups" valoradas en más de mil millones de dólares. Según el estudio, desde 1990 se crearon aquí 46.

Estas cifras confirman que el Reino Unido sigue siendo atractivo para los inversores y empresarios pese a las incertidumbres de la salida británica de la Unión Europea, que tendrá lugar a finales de enero tras muchos meses de bloqueo político.

jbo/acc/age