El jefe de la inteligencia sudanesa presentó su dimisión el miércoles después de la muerte de cinco personas, entre ellas dos soldados, durante el asalto de las fuerzas gubernamentales contra dos bases de los servicios de seguridad, en las que estalló un motín el día anterior.

El general Abu Bakr Mustapha presentó su dimisión tras los enfrentamientos que tuvieron lugar el martes en dos bases de la región de Jartum, donde se encontraba el antiguo Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad del Sudán (NISS), que desempeñó un papel primordial en la represión del movimiento de protesta iniciada en diciembre de 2018 y que condujo en abril a la destitución del presidente Omar Al Bashir por parte del ejército.

El vocero del gobierno Faisal Mohamed Saleh informó en un principio de una "rebelión" lanzada por miembros del ex NISS que rechazaban la suma que habían recibido para su jubilación.

"Hemos pedido a Mustafá que nos entregue una carta de dimisión manuscrita, lo que ha hecho", explicó el general Abdel Fattah al Burhane, jefe del consejo soberano.

El consejo soberano es un órgano integrado por civiles y militares encargado desde este verano de garantizar la transición tras la destitución en abril por el ejército del presidente Omar al Bashir bajo la presión de un movimiento de protesta.

El martes por la noche, tropas de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) y del ejército reprimieron el motín.

El jefe de las RSF, Mohamed Hamdan Daglo, acusó al exjefe del NISS Salah Gosh, figura del régimen de Bashir, de estar detrás de este acto de "rebelión". Gosh dimitió dos días después de la destitución de Béchir y se desconoce su paradero.

"Decidimos el asalto a las bases para poner fin a esta rebelión. Hemos recuperado el control", declaró este miércoles el jefe del estado mayor sudanés, Osmane Mohamed Al Hassan. "Dos soldados perdieron la vida y otros cuatro, entre ellos dos oficiales, resultaron heridos", agregó.

Tres civiles, miembros de una misma familia, murieron alcanzados por disparos cerca de una de las bases, según médicos cercanos al movimiento de protesta que no brindó más detalles sobre las circunstancias.

En Darfur, una región devastada por la violencia desde 2003 y situada en la parte occidental del país, los "miembros rebeldes" del ex NISS tomaron brevemente el control de los campos de petróleo de Sofía y Hadid, informó el miércoles el ministro del Petróleo Adel Ibrahim, citado por la televisión nacional.

Los campos están nuevamente bajo el control de las fuerzas gubernamentales y se ha reanudado la producción, añadió.

ab-jds/vl/gk/mar/mab/mb