Autoridades de México detuvieron este lunes al abuelo de un menor que la semana pasada mató a una maestra e hirió a seis personas más antes de suicidarse en su escuela en el norte del país, informó un fiscal regional, que declaró que el hombre era probablemente el propietario de las dos armas usadas en el ataque.

Las armas "se estima que son propiedad del abuelo y que se encontraban en la casa y que efectivamente hasta el momento no se cuenta con ninguna justificación legal de la posesión", dijo el lunes a la prensa Gerardo Márquez, fiscal del estado de Coahuila, donde se encuentra el Colegio Cervantes, donde se registró la tragedia.

El abuelo fue detenido de forma provisional, añadió la fiscalía en otro comunicado.

Las armas que usó el niño son calibre .40, que es de uso exclusivo del Ejército, y .25, no cuentan con registro y "fueron adquiridas en Estados Unidos", añadió la fiscalía.

Las autoridades también analizan el entorno del menor. En un inicio habían dicho que había sido influenciado por un videojuego.

"Se encontró en la vivienda del menor juegos bélicos, se analizan las redes sociales y contaba con un teléfono celular, una computadora, una tableta y juegos electrónicos", afirmó el fiscal.

El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, dijo por su parte que el niño, que tenía buenas calificaciones y un comportamiento normal, según sus maestros, "obtuvo un entrenamiento virtual a través de los videojuegos, afirmó.

Coahuila forma parte de una región del noreste de México afectada por la violencia generada por la presencia de narcotráfico.

De los seis heridos, uno era un maestro y el resto niños. Todos están fuera de peligro.

A partir de este lunes, todas las escuelas de Coahuila, incluidas las privadas serán sometidas de forma aleatoria al operativo "Mochila segura", que ya operaba en gran parte de instituciones educativas públicas del país y que consiste en la revisión de las pertenencias de los alumnos y olfateo de perros policías.

str-jg/rsr