El líder independentista catalán Carles Puigdemont, cuya extradición reclama España por el intento de secesión de 2017, denunció este lunes que su país "no respeta" el Estado de derecho europeo tras entrar por primera vez en la Eurocámara.

"Hay un Estado miembro de la Unión Europea, España, que no respeta (...) las reglas del Estado de derecho europeo", aseguró el ex presidente regional en Estrasburgo (noreste de Francia), donde llamó a las instituciones europeas a "involucrarse" en la crisis catalana.

Puigdemont, arropado por parte del gobierno catalán y decenas de simpatizantes de la independencia de Cataluña, decidió entrar en esta ocasión en territorio francés, después que en julio se quedara en la cercana frontera alemana por temor a ser detenido.

A diferencia de entonces, Puigdemont y su ex consejero de Sanidad Toni Comín cuentan con inmunidad parlamentaria, después que una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) los reconociera en diciembre como eurodiputados electos.

El jefe de la Eurocámara, David Sassoli, debe anunciar a las 17H00 (16H00 GMT) su llegada como eurodiputados, pero también podría informar del suplicatorio de la justicia española para levantarles la inmunidad y seguir con el proceso de extradición.

Aunque también fue elegido en los comicios de mayo, el ex número dos del gobierno regional de Puigdemont, Oriol Junqueras, no podrá ejercer como eurodiputado, al ser condenado en octubre a 13 años de prisión e inhabilitación por sedición y malversación.

La Eurocámara sigue así la opinión de las autoridades electorales y de la justicia españolas, si bien el partido de Junqueras anunció el viernes que recurrirá la decisión ante la justicia europea al considerar que éste es eurodiputado.

"Si la UE fuera verdaderamente un espacio de unión de derechos y lbertades, Oriol Junqueras estaría aquí", lamentó Puigdemont, al criticar que España no respete, en su opinión, las reglas del Estado de derecho europeo.

A diferencia de Junqueras, Puigdemont y Comín decidieron marcharse a Bélgica a finales de octubre de 2017 para esquivar la acción de la justicia española, pero enfrentan en Bélgica una solicitud de extradición.

Si los eurodiputados deciden retirarles la inmunidad, en un proceso que suele tomar semanas e incluso meses, podría reactivarse el examen de la extradición que la justicia belga suspendió en enero al reconocerles su inmunidad como eurodiputados.

El intento de secesión de Cataluña en 2017 profundizó la crisis política en España, que el flamante gobierno de coalición en Madrid liderado por el socialista Pedro Sánchez busca desactivar mediante una controvertida "mesa de diálogo" con el gobierno regional.

tjc/age