El primer ministro británico Boris Johnson viaja el lunes a Irlanda del Norte con motivo del final de tres años de parálisis política y la instauración de un nuevo gobierno, que calificó de "momento histórico".

"Este es un momento histórico para el pueblo de Irlanda del Norte", afirmó Johnson en un comunicado.

"Después de tres años, (la Asamblea de) Stormont trabaja nuevamente con un ejecutivo que ahora puede avanzar para mejorar la vida de las personas y trabajar para todas las comunidades de Irlanda del Norte", señala.

Irlanda del Norte se ha dotado de instituciones políticas el sábado, un día después de un acuerdo entre unionistas y republicanos para restablecer la gobernanza compartida de esta provincia británica, que estaba paralizada desde la caída del gobierno por un escándalo político-financiero en 2017.

Durante la visita, Boris Johnson se reunirá con la nueva primera ministra unionista Arlene Foster (DUP) y la vice primera ministra republicana Michelle O'Neill (Sinn Féin), nombradas el sábado durante la reanudación de las sesiones en la Asamblea.

"Estoy impaciente por reunirme con el nuevo ejecutivo y conocer sus proyectos para el futuro, como los de llevar a cabo las reformas necesarias de los servicios públicos y resolver la actual huelga en el sector sanitario", dijo Boris Johnson.

El DUP y el Sinn Féin deben compartir el gobierno en virtud del acuerdo de paz del Viernes Santo de 1998, que puso fin a los "disturbios" entre republicanos (principalmente católicos) y unionistas (sobre todo protestantes) que causaron casi 3.500 muertos en 30 años.

mpa/avz/erl