QUETTA, Pakistán (AP) — Una poderosa explosión en una mezquita en el suroeste de Pakistán durante la oración vespertina del viernes mató a un policía y al menos a 13 civiles, informó la policía.

La explosión hirió a otros 20 feligreses en la ciudad de Quetta, la capital de la agitada provincia Beluchistán, indicó el jefe policial de la ciudad Abdur Razzaq Cheema.

Varios de los heridos estaban en condición crítica y las autoridades del hospital temían que aumentara la cifra de fallecidos.

El policía asesinado fue probablemente el objetivo del ataque, pero las autoridades todavía investigaban el hecho, dijo el policía Mohammad Ajmal.

El primer ministro Imran Kahn y el jefe de gobierno de Beluchistán, Jam Kamal Khan, condenaron el ataque. En un comunicado, el ejército de Pakistán dijo que los soldados estaban en el lugar del ataque para asistir a las autoridades civiles.

De momento nadie se atribuyó el ataque. Pero la última explosión fue hace cinco días después de que una bomba a pie de carretera en Quetta impactara un vehículo con fuerzas paramilitares, matando a dos soldados.

Hizbul Ahrar, un subgrupo del Talibán paquistaní, se hizo responsable del ataque del martes.