El ataque con misiles por parte de Irán contra bases utilizadas por Estados Unidos en Irak es "un nuevo ejemplo de escalada", aseguró este miércoles el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

"El último ataque (...) es un ejemplo más de la escalada y del aumento de la confrontación", aseguró en una breve declaración a la prensa Borrell, que llamó a poner fin a la "espiral de violencia".

Irán lanzó en la madrugada del miércoles ataques con misiles contra dos bases militares en Irak, en respuesta al asesinato del general iraní Qasem Soleimani por un dron de Estados Unidos en Bagdad.

Alemania y Reino Unido condenaron los ataques contra las bases utilizadas por la coalición internacional de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), liderada por Estados Unidos.

Para el jefe de la diplomacia europea, los "recientes acontecimientos" son "muy preocupantes" ya que "ponen en riesgo los esfuerzos de los últimos años" y el "trabajo" de la coalición contra el EI.

"La crisis actual no afecta sólo a la región, sino a todos nosotros. El uso de las armas debe cesar para dar espacio al diálogo", aseguró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Los cancilleres europeos tienen previsto discutir del recrudecimiento de la tensión entre Washington y Teherán en una reunión extraordinaria el viernes en Bruselas, que también abordará el acuerdo nuclear iraní.

Ante la reducción por parte de Teherán de sus compromisos dentro del acuerdo tras la salida de Estados Unidos del mismo, Borrell reiteró la importancia del mismo "ahora más que nunca".

El responsable europeo invitó a su par iraní Mohammad Javad Zarif a la reunión, aunque todavía se desconoce si acudirá.

En sus declaraciones a la prensa sin aceptar preguntas, Von der Leyen y Borrell expresaron además su pésame por la muerte de unas 170 personas en el accidente de un avión ucraniano en Irán.

tjc/zm