FILE PHOTO: An aerial view shows the aftermath of bushfires in Bairnsdale, Victoria, Australia, December 30, 2019. Mandatory credit GLEN MOREY/via REUTERS
FILE PHOTO: An aerial view shows the aftermath of bushfires in Bairnsdale, Victoria, Australia, December 30, 2019. Mandatory credit GLEN MOREY/via REUTERS

Por Jill Gralow y Wayne Cole

BATEMANS BAY, Australia/SÍDNEY, 3 ene (Reuters) - Las autoridades de Australia instaron el viernes a los residentes a evacuar partes de los estados orientales de Victoria y Nueva Gales del Sur para escapar de los incendios forestales, que podrían descrontrolarse durante este fin de semana.

En un preludio de las abrasadoras condiciones que se esperan, una serie de incendios se expandían en Australia del Sur, luego de que las temperaturas alcanzaran los 40 grados centígrados en gran parte del estado y los fuertes vientos avivaran las llamas.

En Victoria se declaró el estado de emergencia en zonas habitadas por unas 100.000 personas y las autoridades instaron a la gente a evacuar antes de que se produjera un agravamiento previsto para el sábado.

"Si valoran su seguridad deben irse", dijo a los periodistas Michael Grainger, de la policía estatal de respuesta a emergencias. "Las pertenencias personales tienen muy, muy poco valor en estas circunstancias".

"Son circunstancias extremas, no hay duda".

En el punto álgido de las vacaciones de verano austral, las autoridades han aconsejado a decenas de miles de veraneantes y residentes que abandonen los parques nacionales y las zonas turísticas de la costa sur de Nueva Gales del Sur, donde se ha decretado el estado de emergencia durante una semana.

Una muerte confirmada el viernes elevó el número de víctimas mortales en el estado a ocho durante esta semana. Dos personas han muerto en Victoria, y 28 están desaparecidas.

En Victoria, los buques de guerra Choules y Sycamore comenzaron las evacuaciones de alrededor de un cuarto de las 4.000 personas varadas en una playa de la aislada ciudad de Mallacoota.

Las carreteras están bloqueadas, el transporte marítimo y algunos puentes aéreos son la única forma de salir de la ciudad afectada, aunque el intenso humo impidió que despegaran aviones el viernes.

Los habitantes de la ciudad de Cobargo, devastada por el fuego en Nueva Gales del Sur, se enfrentaron con rabia al primer ministro Scott Morrison durante una visita el jueves, y uno de ellos gritó que el líder debía "avergonzarse de sí mismo" y que había "dejado el país abandonado a las llamas".

El Gobierno conservador de Morrison ha sido criticado durante mucho tiempo por no hacer lo suficiente para combatir el cambio climático como causa de la salvaje sequía e incendios en Australia.

Los incendios de esta temporada han quemado más de 5,25 millones de hectáreas de matorral, destruido 1.365 hogares sólo en Nueva Gales del Sur, incluyendo 449 esta semana en la costa sur.

(Reporte de Jill Gralow y Wayne Cole. Editado en español por Marion Giraldo y Laura Hijón)