Setenta y seis activistas del movimiento de protesta de Argelia fueron liberados este jueves, incluyendo a Lakhdar Bouregaa, de 86 años, veterano de la Guerra de la independencia y convertido en símbolo de la represión.

Bouregaa dejó la prisión donde estaba en detención preventiva desde el 30 de junio.

"Su juicio, que debería empezar este [jueves] por la mañana fue aplazado y el juez decidió liberarlo", explicó a la AFP su abogado, Abdelghani Badi.

El abogado precisó que Bouregaa comparecería libre en el proceso, postergado al 12 de marzo.

Según la televisión estatal, además de a Bouregaa, la Justicia puso en libertad a 75 personas que estaban encarceladas en el marco del "Hirak", el movimiento de protesta popular que empezó el 22 de febrero.

Algunos fueron liberados antes de que terminara su pena, aunque la mayoría estaban en detención provisional.

Así, habrían sido liberados en torno a la mitad de los cerca de 140 "detenidos del Hirak" que había censado previamente el Comité Nacional para la Liberación de los Detenidos (CNLD), una asociación que los apoya.

Su presidente, Kaci Tansaout, entrevistado por la AFP, apuntó que con estas órdenes de liberación "sorpresa" el gobierno pretende ganarse el favor de los manifestantes.

Bouregaa, cuyo arresto el 30 de junio despertó una ola de indignación, fue detenido tras haber criticado al poderoso jefe del Estado Mayor del ejército Ahmed Gaid Salah, un general -hoy fallecido- que en aquel entonces se perfilaba como el hombre fuerte del país, tras la dimisión del presidente Abdelaziz Buteflika en abril a raíz del "Hirak".

El jefe del Estado Mayor lanzó una enorme campaña de represión en junio pasado, que condujo al arresto de al menos 180 manifestantes, activistas o periodistas, sobre todo por haber agitado banderas bereberes o por sus publicaciones en redes sociales.

abh-ayv/tp/jvb/jz