Japón enviará un buque militar y dos aviones de patrulla para ayudar a proteger los canales navegables en Oriente Medio, pero sin unirse a la coalición liderada por Estados Unidos en la región, informó el viernes el gobierno.

Japón enviará un buque destructor a la región para actividades de inteligencia, junto con dos aviones de patrulla marítima P3C, indicó a la prensa el secretario jefe de gabinete y principal portavoz del gobierno, Yoshihide Sug.

Se trata de "una medida de Japón dirigida a la paz y la estabilidad en Oriente Medio así como a garantizar la seguridad de los buques relacionados con Japón", dijo Suga, que señaló que el 90% de las importaciones de petróleo de Tokio provienen de la región.

La decisión se produce después de los ataques ocurridos este año contra petroleros en el Golfo, incluido uno japonés, así como contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita.

Estados Unidos, otros países occidentales y Arabia Saudita responsabilizan de estos ataques a Irán, que niega cualquier implicación.

Japón no desplegará en cambio sus actividades de patrulla en el estrecho de Ormuz, por donde pasa gran parte del comercio mundial de petróleo y donde opera la coalición liderada por Estados Unidos, declaró un portavoz del ministerio de Defensa a la AFP.

Las Fuerzas de Autodefensa (SDF) operarán en alta mar en el Golfo de Omán, el norte del mar de Arabia y el golfo de Adén, añadió.

La Constitución pacifista de Japón, aprobada tras la Segunda Guerra Mundial, solo le permite actividades de defensa, pero el primer ministro Shinzo Abe ha hecho campaña durante años para enmendarla.

Japón, aliado de Estados Unidos, mantiene igualmente relaciones con Irán.

kh/mis/kma/bc