Las sanciones estadounidenses contra el proyecto de gasoducto ruso Nord Stream 2 provocarán un ligero retraso de algunos meses, pero la construcción terminará en el segundo semestre de 2020, afirmó este lunes un responsable del gobierno alemán, país destino del ducto.

Las sanciones van a "retrasar la finalización de Nord Stream 2, en el Báltico, pero espero que el proyecto esté terminado en la segunda mitad de 2020", dijo Peter Beyer, coordinador transatlántico del gobierno alemán, en declaraciones a la radio pública Deutschlandfunk.

El gasoducto, con el que se duplicará el suministro directo de gas natural a Europa Occidental a través del mar Báltico, debía estar terminado en principio a principios de 2020 y estar operativo a mediados de año.

"Existen alternativas, pero se retrasarán y comportarán igualmente costes más altos", afirmó Beyer, que consideró que las recientes sanciones hacían "mucho daño".

"No es algo correcto entre amigos", añadió.

El presidente estadounidense, Donald Trump, promulgó el viernes una ley para imponer sanciones a las empresas asociadas a la construcción del Nord Stream 2 y TurkStream, por considerar que esas obras aumentarán la dependencia de los europeos del gas ruso y contribuirán a reforzar la influencia de Moscú.

Estados Unidos justificó sus sanciones alegando que pretende apoyar a Ucrania, en conflicto con Rusia desde la anexión de Crimea en 2014 y por la guerra que se está llevando a cabo en el este del país.

Las sanciones fueron criticadas vigorosamente por Berlín, principal beneficiario del Nord Strem 2, y por la Unión Europea, que denunciaron una "injerencia" de Estados Unidos en los asuntos internos europeos.

Tras la aprobación de las sanciones, la empresa suiza Allseas, encargada de la instalación de las tuberías, anunció el sábado que suspendía su participación en el proyecto a la espera de "aclaraciones".

Rechazando responder con medidas similares, Beyer indicó que el conflicto debería resolverse "en el plano político".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, explicó el lunes que Rusia estaba "analizando la situación" y consideró que las sanciones son "inaceptables".

"Estamos convencidos de que ni siquiera estas medidas impedirán que se termine la construcción de un proyecto tan importante", declaró, y precisó que el Kremlin no dejará estas sanciones "sin respuesta".

dac/yap/mct/jvb/zm