El Pentágono anunció el jueves que controló los antecedentes de todos los militares saudíes que están siendo formados en territorio estadounidense y no encontró ninguna amenaza potencial, dos semanas después de que un aviador de ese origen matara a tres soldados estadounidenses en Pensacola, Florida.

El Departamento de Defensa examinó exhaustivamente la identidad, las actividades pasadas y los comentarios en las redes sociales de alrededor de 850 militares saudíes que se están formando en Estados Unidos, dijo a la prensa Garry Reid, responsable de inteligencia y seguridad.

"Podemos anunciar que no se descubrió ninguna información que dé cuenta de un escenario de amenaza inmediata", señaló.

El FBI continúa investigando el tiroteo de Pensacola, durante el cual un integrante del ejército saudí abrió fuego en una sala de cursos de una base aeronaval, causando tres muertos y diez heridos antes de ser abatido por la policía.

Previo a su ataque, había publicado en Twitter mensajes hostiles a Estados Unidos, según el grupo de vigilancia de los movimientos yihadistas SITE. Los investigadores estadounidenses buscan saber si el atacante actuó solo.

El entrenamiento operativo de los militares saudíes, que fue luego suspendido, podría ser retomado, pero las operaciones seguramente sufran fuertes reducciones durante el período de las fiestas, precisó un alto funcionario del Pentágono que pidió anonimato.

Unos 5.000 militares extranjeros de todas las ramas se están formando actualmente en Estados Unidos.

sl/la/dg/lda