BERLÍN (AP) — La canciller alemana, Angela Merkel, criticó el miércoles la decisión estadounidense de imponer sanciones relacionadas con un nuevo gasoducto ruso-alemán. Indicó que quiere discutir con Washington, pero se negó a hablar de represalias.

Un vocero del presidente ruso Vladimir Putin opinó que la medida del gobierno estadounidense viola el derecho internacional y que el proyecto se realizará a pesar de las sanciones.

Estados Unidos se ha manifestado contra el gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas natural por unos 1.200 kilómetros de Rusia a Alemania, pasando por debajo del mar Báltico. Washington y varios países del este de Europa sostienen que incrementará la dependencia europea de Rusia en materia de combustibles.

Las dos cámaras del Congreso en Washington aprobaron un proyecto de ley que prevé sanciones para extranjeros relacionados con buques que instalen tramos del ducto y sólo resta la firma del presidente Donald Trump.

"Nos oponemos a las sanciones extraterritoriales y no sólo la decisión de ayer (del Senado): también tenemos este problema con respecto a Irán", dijo Merkel ante la legislatura, en referencia al retiro de Estados Unidos de un acuerdo con las potencias mundiales e Irán para limitar el desarrollo del programa nuclear iraní.