MOSCÚ, 18 dic (Reuters) - Las sanciones que Estados Unidos planea aprobar contra el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 son una violación del derecho internacional y un ejemplo de competencia desleal, dijo el miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El Senado de Estados Unidos aprobó el martes un texto legal para la imposición de sanciones a las empresas que participen en la construcción de un gasoducto submarino gigante para llevar gas natural ruso a Alemania.

El Senado aprobó el proyecto de ley de política de defensa de Estados Unidos con el respaldo de los senadores Ted Cruz, republicano, y Jeanne Shaheen, demócrata, en el cual se considera la imposición de sanciones a las empresas que tomen parte en la instalación de gasoductos para el proyecto Nord Stream 2, de 11.000 millones de dólares.

El documento legal será remitido ahora a la Casa Blanca, donde se espera que el presidente Donald Trump lo sancione con su firma.

No está claro si esta medida retrasará la finalización del proyecto, pero Moscú espera que se complete, dijo Peskov el miércoles.

El senador Jim Risch, republicano y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, dijo que las sanciones impedirán la finalización del proyecto, considerándolas una "herramienta importante para contrarrestar la influencia maligna de Rusia y proteger la integridad del sector energético europeo".

El proyecto Nord Stream 2, liderado por la empresa estatal rusa Gazprom, permitiría a Rusia eludir a Polonia y Ucrania para proveer de gas a Alemania a través del mar Báltico. Los senadores estadounidenses dicen que Ucrania podría perder miles de millones de dólares en concepto de tasas de tránsito si llega a construirse.

El gobierno de Trump, al igual que el anterior de Obama, se ha opuesto al proyecto, diciendo que aumentaría el control político de Rusia sobre Europa. Washington ha promovido las exportaciones de gas natural licuado de Estados Unidos para proporcionar a Europa alternativas al gasoducto ruso.

El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Mass, ha rechazado las sanciones de Estados Unidos como una "injerencia extranjera", y en la economía más grande de Europa la preocupación de que las medidas puedan retrasar la finalización del proyecto.

Un documento del Ministerio de Economía de Alemania citado por el periódico Bild mostró que Berlín cree que las sanciones estadounidenses podrían afectar la construcción del gasoducto frente a Dinamarca.

(Información de Anton Kolodyazhnyy y Timothy Gardner; Editado por Jason Neely y Dan Grebler; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)