Con velas en las ventanas y redobles de campanas, la ciudad de Estrasburgo (noreste de Francia) rindió homenaje este miércoles a las víctimas del atentado que dejó cinco muertos y una decena de heridos un año antes.

A las 19H45 (18H45 GMT), hora del atentado, y durante quince minutos, todas las iglesias de la ciudad y de los municipios hicieron repicar sus campanas.

Previamente, se había invitado a los vecinos de Estrasburgo a poner velas en las ventanas de sus casas.

"Hace un año, el odio golpeó" e "inocentes fueron arrasados" por "el integrismo y la barbarie", declaró el ministro francés de Interior, Christophe Castaner, durante una ceremonia celebrada bajo una intensa lluvia, cerca del centro histórico, donde Cherif Chekatt, un delincuente reincidente fichado por radicalización islamista, llevó a cabo su matanza, el 11 de diciembre de 2018.

Armado con un cuchillo y un revólver, Checkatt (29 años) mató a cinco personas e hirió a una decena. La policía anduvo tras su búsqueda durante dos días y finalmente una patrulla acabó con su vida dos días después.

Había jurado lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

"Ustedes eran de todas las edades y venían de todo el mundo", subrayó Castaner, antes de rendir homenaje a los cinco fallecidos en el atentado.

Las víctimas mortales fueron un jubilado que vivía en Estrasburgo, un turista tailandés,  un mecánico de origen afgano, un periodista italiano y un miembro activo del tejido asociativo local, de origen polaco.

Una ceremonia ecuménica y multicultural cerró el acto, al que asistieron unas 900 personas, en la catedral de Estrasburgo, según el Ayuntamiento.

En la ceremonia se llevaron a cabo cánticos

Desde el atentado, cinco personas fueron acusadas en Francia, sospechosas de estar relacionadas con la provisión de las armas que tenía el atacante. La investigación de esta rama del caso continúa.

ha-dsa/bra/lp/lch/avz/jvb