El Congreso estadounidense acordó crear de una licencia parental remunerada de 12 semanas para todos los funcionarios del gobierno federal, un proyecto impulsado por la oposición demócrata y la hija de Donald Trump, Ivanka, comprometida con la causa.

El texto "marcará un gran paso adelante para hacer que el permiso parental remunerado sea una realidad para todos los estadounidenses", dijo el martes Ivanka Trump, asesora especial del presidente, quien impulsa el empoderamiento económico de las mujeres.

Después de varios meses de negociaciones, los demócratas han logrado que el proyecto, que inicialmente solo incluía al personal militar, se extendiera a 2,1 millones de empleados civiles en caso de nacimiento biológico o adopción.

A cambio, los congresistas acordaron votar sobre la ley militar que crea la "Fuerza Espacial" pretendida por Donald Trump y los republicanos.

La iniciativa, un raro ejemplo de consenso en un entorno político altamente polarizado, entrará en vigencia en octubre de 2020, según los demócratas.

"La extensión del permiso parental remunerado a los empleados federales civiles ayudará a fomentar su adopción más amplia en el sector privado", dijo el líder demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

Hasta ahora, la ley federal solo ha impuesto 12 semanas de licencia parental no remunerada para funcionarios y empresas con más de 50 empleados. Los nuevos padres excluidos de ese sector tuvieron que usar sus días de enfermedad o vacaciones para gozar del descanso.

En Estados Unidos, generalmente son las empresas las que deciden si otorgan o no un permiso parental remunerado a sus empleados. Algunos estados como California y Nueva York también pagan licencia parental para sus funcionarios.

Los demócratas quieren ir más allá y reclamar un permiso remunerado de 12 semanas por razones familiares, lo que permite que un empleado se quede con su hijo o cónyuge enfermo, un tema en el que también pueden contar con el apoyo de Ivanka Trump.

cyj/elc/mls/llu