Imagen de archivo de un avión C130 Hercules de la Fuerza Aérea de Chile evacuando a decenas de pasajeros del crucero M/S Explorer, que chocó con el hielo en la isla Rey Jorge de la Antártica. 24 noviembre 2007. REUTERS/Ivan Alvarado
Imagen de archivo de un avión C130 Hercules de la Fuerza Aérea de Chile evacuando a decenas de pasajeros del crucero M/S Explorer, que chocó con el hielo en la isla Rey Jorge de la Antártica. 24 noviembre 2007. REUTERS/Ivan Alvarado

Por Fabián Andrés Cambero y Natalia A. Ramos Miranda

SANTIAGO, 10 dic (Reuters) - Las posibilidades de encontrar sobrevivientes en el accidente de un avión de la Fuerza Aérea de Chile desaparecido el lunes son "difíciles", según las autoridades, aunque se mantienen los esfuerzos de rescate en la aislada zona austral del continente que comunica con la Antártida donde se perdió su rastro.

El Hércules C130 de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) fue declarado el martes "siniestrado" con 38 personas a bordo tras perderse el contacto pasadas las 18.00 hora local (2100 GMT) del lunes, cuando volaba hacia la base chilena en el continente antártico.

"Las posibilidades son difíciles pero creo que sería profundamente erróneo que en el momento en que estamos, con toda la energía y decisión, haciendo todo lo humanamente posible, decayéramos en el ánimo", dijo a periodistas el ministro de Defensa, Alberto Espina.

El funcionario, que viajó a la región con el comandante de la FACh, dijo que se ha iniciado una investigación exhaustiva para determinar los hechos.

El presidente Sebastián Piñera anunció más temprano que decidió suspender su viaje a Argentina para asistir a la asunción de mando del peronista Alberto Fernández, debido al accidente.

"Estamos haciendo todos los esfuerzos humanamente posibles para poder encontrarlos, a pesar de que las condiciones son extremadamente difíciles", declaró el gobernante en un acto en el palacio de La Moneda.

Además informó también que se comunicó con el presidente brasileño Jair Bolsonaro, quien ofreció ayuda en las tareas de búsqueda, lo mismo que Argentina, Uruguay y otros países.

La FACh divulgó la lista de ocupantes de la aeronave y contactó a las familias de los 17 tripulantes y 21 pasajeros para informarles de la "lamentable situación". Los allegados acudían a la base aérea de Cerrillos, en Santiago, en busca de información.

A bordo del vuelo de más de dos horas desde Punta Arenas hasta la base en la isla Rey Jorge en la Antártida viajaba personal de reemplazo de la Fuerza Aérea, trabajadores de una empresa privada y un investigador.

Las tareas de rescate en el remoto lugar, a más de 700 kilómetros al sur de Punta Arenas, están apoyadas por aviones y helicópteros de Chile, Uruguay, Argentina y Brasil, buques nacionales e internacionales y equipos satelitales chilenos y de Israel, Estados Unidos y Perú, dijo el comandante de la FACh, Arturo Merino.

"Ya instruí al ministro de Defensa para que le ofrezca toda la colaboración en la búsqueda y rescate de ese avión", dijo Alberto Fernández en su discurso al asumir la presidencia de Argentina.

La aeronave accidentada tenía tareas de apoyo logístico para mantenimiento de la base y otras instalaciones chilenas en la Antártida.

(Reporte de Fabián Andrés Cambero y Natalia Ramos, con contribución de Nicolás Misculin en Argentina; editado por Carlos Serrano y Juana Casas)