Foto de archivo. Libros de política exhibidos en una feria internacional del libro en Pekín, China. 23 de agosto de 2017. REUTERS/Thomas Peter.
Foto de archivo. Libros de política exhibidos en una feria internacional del libro en Pekín, China. 23 de agosto de 2017. REUTERS/Thomas Peter.

Por Huizhong Wu

PEKÍN, 10 dic (Reuters) - Funcionarias del gobierno en un distrito del noroeste de China podrían ser sancionadas tras la viralización de imágenes quemando libros afuera de una biblioteca, que hicieron temer sobre la destrucción del patrimonio cultural e intelectual.

En los últimos días, circuló por las redes sociales chinas una captura de pantalla de un artículo sobre labores de limpieza en una biblioteca estatal en Zhenyuan, un pequeño condado en la provincia de Gansu. La imagen mostraba a dos mujeres quemando lo que parecía ser un montón de papeles y libros.

"La biblioteca ha limpiado completamente y destruido rápidamente libros ilegales, publicaciones religiosas y especialmente libros y artículos con prejuicios", decía el artículo, que según medios locales fue publicado originalmente en el sitio web de la biblioteca, pero ya no era accesible.

En una declaración el lunes, el gobierno del condado dijo que habría "una investigación en profundidad de los empleados específicos".

"Las empleadas no los sellaron ni los destruyeron colectivamente de acuerdo con las reglamentaciones, sino que quemaron los 65 libros ilegales en la pequeña plaza frente a la biblioteca", dijo.

Las autoridades no dijeron qué castigos enfrentarían las empleadas, ni dio detalles sobre los libros destruidos.

En octubre, el Ministerio de Educación pidió a las bibliotecas escolares de todo el país que eliminasen libros "que dañan la unidad del país, la soberanía o su territorio; libros que alteran el orden de la sociedad y la estabilidad social; libros que violan las directrices del Partido (comunista) y políticas, difamar o difamar al partido, los líderes y héroes del país".

El departamento de propaganda del gobierno de Zhenyuan se negó a comentar si la quema de libros estaba relacionada con la campaña nacional y remitió las solicitudes de comentarios a la biblioteca. Los funcionarios de la biblioteca no respondieron a las llamadas telefónicas.

El Ministerio de Educación no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios por fax.

Si bien muchos comentarios y hashtags relacionados con el tema ya no se podían encontrar en Weibo, la plataforma de microblogging similar a Twitter de China que está sujeta a la censura oficial, algunos quedaron.ny

Muchos hicieron referencia a la frase idiomática "quemar libros y enterrar eruditos confucianos", un edicto emitido por el primer emperador de China, Qin Shihuang, hace más de 2.000 años para destruir obras que consideraba políticamente peligrosas.

"Estas llamadas publicaciones ilegales o religiosas podrían ser un registro de la cultura de nuestro tiempo", dijo un usuario de Weibo. "Después de ser destruidos, es posible que nunca se vuelvan a encontrar".

(Reporte de Huizhong Wu. Editado en español por Janisse Huambachano)